No més complicitats amb Isrel

diumenge, 31 d’agost de 2014

Dia 14. Luchar desde el corazón de la bestia


Nos levantamos temprano tras la fiesta de anoche en la que pudimos disfrutar de la esencia de la población palestina, la misma que nos han tratado como parte de su familia. Nos despedimos de Beit Sahour con un sabor triste. Nos hemos sentido como en casa durante estos días y vemos que se acerca el final de este gran viaje.

Nos dirigimos a Jaffa, a las nueve más o menos nos encontramos con nuestra guía israelí, Ifat, que habla un perfecto castellano aprendido en Granada. Viene acompañada de Judith, una mujer israelí que reside en Jaffa desde hace muchos años. Es fotógrafa y colabora con el Comité Popular contra las Demoliciones de Casas en Jaffa. Nos va a hacer un tour por Jaffa que complementa al del día anterior. Judith tiene un conocimiento enciclopédico de la historia de la ciudad, y una auténtica devoción por la objetividad. Lo primero que nos dice es que existen varias narrativas de la historia de Jaffa y que tomemos la suya con espíritu crítico. A veces ha hecho el experimento junto a un compañero palestino de realizar un tour conjunto en el que ella daba la versión sionista de la historia: no coincidían en nada. Su compromiso con la causa palestina no le hace embellecer la historia, por ejemplo, nos estuvo hablando de los enfrentamientos entre palestinos y judíos en los meses previos al comienzo de la guerra de 1948, o descartó la explicación que da la versión palestina del abandono del puerto de Jaffa: no se debe a una conspiración sionista sino a que el suelo del puerto es rocoso y no era posible excavar para hacerlo más profundo.

Por la tarde visitamos la sede de la “Coalición de mujeres por la paz”, punto de unión de otras organizaciones israelís que no están a favor de la ocupación ni del apartheid que se deriva de la mentalidad sionista. Las entidades que aquí se reúnen engloban a activistas palestinos e israelíes.

Nos reciben 4 activistas, una de ellas nos explica cómo viven los palestinos del 48 en territorio israelí. Otra de las activistas, nos narra la situación en que se encuentra el pueblo beduíno y las discriminaciones que reciben. Seguidamente, otro nos explia el aumento del racismo explicito, tanto por parte de la población civil como de parte de los políticos que ocupan cargos públicos, así como el surgimiento de movimientos de extrema derecha y las acciones violentas que llevan a cabo. Por último, otra militante de la Coalición de las mujeres por la paz nos explica el trato que reciben las mujeres judías que se posicionan en contra del régimen.

Como ya hemos visto, para el estado de Israel existen varias clasificaciones de palestinxs. Aquéllxs que permanecieron en territorio israelí tras la ocupación de 1948 tienen pasaporte y nacionalidad israelí. Son denominados lxs palestinxs del 48. Tal y como explica el hijo de una familia de palestinos del 48 es muy duro

Nos cuenta que ha trabajado haciendo talleres a grupos de jóvenes, hijxs de palestinxs del 48, y éstxs al escuchar la palabra “Palestina” se sorprendían, habían interiorizado que era una palabra tabú; posteriormente fueron los padres y madres de estxs jóvenes los que se enfadaron al saber que sus hijxs estaban recibiendo este tipo de información. Nos explica que es muy duro vivir aislados en un entorno que no reconoce tus costumbres y que muchxs de lxs palestinxs que viven actualmente en Israel están alienadxs. Explica que el hecho de tener contacto sólo con la realidad israelí les ha supuesto una pérdida de identidad a muchxs de ellxs.

Como hecho destacado señalar que lxs palestinxs del 48 necesitan un permiso especial para viajar a los países considerados “enemigos”, es decir, los países árabes vecinos. Como señalábamos anteriormente, al estado israelí no le interesa que la población árabe tenga contacto con otros árabes. Está prohibido que los israelís entren en las zonas A del territorio palestino, lo cual incluye también a los palestinos del 48 que tienen nacionalidad israelí.

Como ejemplo de este hecho dice que cuando estuvo trabajando para una gran farmacéutica tuvo que definirse a sí mismo como árabe israelí, ya que el término palestino arrastra un sinfín de connotaciones negativas.

Insiste en que no hay apartheid exclusivamente en Cisjordania, sino que también se da en Israel. Quiere dejar constancia de la existencia de colonias en la Palestina histórica (el actual estado de Israel), colonias que actualmente no son consideradas como tal.

Nos explican que la policía israelí ha detenido a más de 1600 palestinos a raiz de la muerte de los tres colonos y que este hecho ha supuesto un incremento en las reacciones racistas de la población.

Hacen hincapié en que lxs activistas palestinxs les piden a sus amigxs judíxs que vayan con ellxs a las manifestaciones para que la policía no sea tan violenta con ellxs. Nos han explicado en varias ocasiones que la presencia de internacionales hace que la policía y el ejército no sea tan violento como cuando lxs internacionales no están; del mismo modo, nos explican que la presencia de población israelí en las manifestaciones también implica un menor grado de agresividad contra lxs palestinxs que se manifiestan. Nos explicaron que hace poco estuvieron manifestándose frente a la cárcel donde varios presos estaban llevando a cabo una huelga de hambre y que las autoridades disolvieron la manifestación de forma muy agresiva. Llevaron a cabo detenciones violentas, les aplicaron descargas eléctricas, les escupieron en la boca, agredieron sexualmente a las activistas, etc.

Explican, sin embargo, que creen que es necesario seguir luchando contra las injusticias. Nos contaron con alegría que tras varios intentos consiguieron congelar la orden de demolición de varias casas.

En cuanto a los beduinos, tras la ocupación de 1948 fueron enviados al “triangulo” (desierto en la parte sur de Israel), les limitaron la libertad de movimiento, les confiscaron tierras que eran muy fértiles y éstas pasaron a manos del estado de Israel. El gobierno israelí no reconoce estos pueblos, por ese motivo a día de hoy aún viven sin servicios ni infraestructuras: no disponen de agua corriente (son los que pagan el precio más alto por el agua en Israel), electricidad ni sistema de alcantarillado. Tampoco disponen de sistema sanitario ni de guarderias y lxs niñxs para llegar al colegio tienen que cruzar parte del desierto. El Plan Prawer pretende desplazar a aproximadamente 40.000 beduinos a ciudades, rechazando de este modo sus tradiciones nómadas. Hay grupos de activistas en lucha que llevan un año en contra de este plan y han conseguido que, de momento, no se lleve a cabo. Están contentos por la no puesta en marcha del plan per a la vez descontentos por la ausencia de cualquier plan que mejore las condiciones de vida de este pueblo.

En cuanto a la construcción de casas, corrales o cualquier tipo de infraestructura lo hacen de forma ilegal ya que no les conceden ningún tipo de permiso de construcción. Desde el año 1948 no se ha construido ningún barrio palestino, sin embargo se han construido gran cantidad de barrios y colonias judías.

En cuanto al servicio militar cabe destacar que es obligatorio para los y las israelíes, quedando exentos del mismo los beduinos, ultra-ortodoxos y palestinos, que pueden hacerlo de forma voluntaria.

Otro activista nos explicó que se está produciendo un auge del racismo explícito en la opinión pública, tanto entre la población civil como por parte de la policía y los políticos. Nos puso como ejemplo un comentario racista de un político que fue apoyado por cientos de ciudadanxs, gritos como “¡Muerte a los árabes!” se han convertido en algo cotidiano en Israel. Sólo en el mes de julio del presente año se han producido 37 agresiones a árabes (a raíz de la muerte de los tres colonos). A demás, nos expuso que percibían un descenso en la participación de la izquierda israelí junto con el aumento de la participación en grupos radicales. Decían que este descenso se debía al miedo a salir a la calle y al crecimiento del racismo por los acontecimientos de Gaza junto al papel de los políticos a favor de estos movimientos de derechas; además tenemos que sumarle la impunidad de esos actos. Y por si fuera poco, cada vez encontramos más ideologías nazis en estos grupos, se han visto eslóganes nazis traducidos al hebreo y, en concreto, la declaración del líder del grupo extremista “Leones en la sombra” que justificaba la ideología de Hitler pero que había cometido un error, el de creer que la raza inferior eran los judíos y no los musulmanes.
vivir en Israel y recibir una educación israelí que borra tu propia historia. Insiste en que sólo y exclusivamente se aprende el discurso israelí.

Revistas de información alternativas:
972 MAGAZINE (http://972mag.com/)
Electronic intifada (http://electronicintifada.net/)

Por último, nos reunimos con una de las participantes de la Comisión de mujeres por la paz. Nos cuenta que han organizado diversas manifestaciones en Tel Aviv con motivo de la masacre de Gaza. Nos cuenta cómo los judíos que se manifiestan contra el régimen son considerados traidores y las mujeres judías anti-sistema son consideradas “putas”.

Nos dirigimos al hostal dando un largo paseo y disfrutando de nuestras últimas horas juntxs. Una vez en el hostal cenamos juntos en la terraza recordando los buenos momentos que hemos pasado juntxs. A la 1 de la madrugada el grupo de Madrid marcha para el aeropuerto. Con la despedidas no podemos evitar que caiga alguna lágrima, se marcha parte del equipo y ya empezamos a dejar atrás una experiencia inolvidable.

Al día siguiente nos levantamos con un manojo de nervios en el hostal Old Jaffa, compramos unas pitas para pasar el día de aeropuertos que nos espera, y nos despedimos de lxs compañerxs que quedan en Tel Aviv un día más. El camino hacia el aeropuerto es extraño, el autobús está vacío (durante estos días ha estado siempre lleno) y reina el silencio de manera intermitente. Serán las ganas de llegar, los nervios y/o la pena de todo lo que hemos podido ver, y que dejamos atrás.

Llegamos y aunque estábamos preparadxs, descubrimos que el nivel de control en el aeropuerto es exagerado. Nos hacen varias preguntas y la coordinadora es quien las responde todas. Le hacen incluso la misma pregunta de diferente forma para ver si responde siempre lo mismo… A algunxs nos hacen pasar por un riguroso control de explosivos con dispositivos que nunca habíamos visto antes. Pese a todo, pasamos sin ningún problema aunque todo el proceso de control nos ocupa unas 2h y 30min. La llegada a Estambul nos alivia a todxs, ya podemos decir la palabra “Palestina” sin miedo a que alguien nos pregunte… El resto del viaje transcurre de forma normal y relajada.

La llegada a Barcelona ha sido muy emotiva, nos esperaban los familiares y amigxs, sosteniendo una pancarta donde podía leerse PALESTINA LIBRE!! Muchas gracias por este recibimiento.
Ahora es el momento de ponernos en marcha y transformar en acción todo lo que hemos visto, escuchado y sentido durante estos 15 días y de transformar la rabia e indignación en acción!! Gracias a todas las personas que han formado parte de esta maravillosa experiencia.

La lucha sigue!!!

dissabte, 30 d’agost de 2014

Dia 13. Yaffa


Es fa de dia a Beit Sahour i ens disposem a aprofitar dels nostres darrers dies. Després de gaudir d'un esmorzar a base d'humus, cosa que trobarem a faltar a la tornada, ens vam llançar a la carretera i després d'uns 70 minuts arribem a Tel Aviv. Allà ens espera l’Omar per parlar del seu projecte.

L’Omar forma part de l'organització Zochrot, que significa "recordar" en hebreu. La seva història personal és lleugerament diferent a la de la resta de palestins ja que la seva família va quedar a Israel després de la Nakba.

Aquesta organització va ser establerta fa 12 anys per activistes israelians. La seva particularitat se centra que per trobar una solució al conflicte no és suficient parlar dels palestins del Westbank i Gaza, sinó que cal començar per entendre la seva profunditat. Cal fer marxa enrere en la història i comprendre el que ha suposat la Nakba, cosa que la majoria d’israelians desconeixen o no reconeixen.

Una de les paradoxes del conflicte és la divergència en la significació i la memòria històrica de la guerra de 1948 per palestins i israelians. El poble palestí ho rememora com la Nakba, és a dir, el "desastre", mentre que els Israelians es refereixen al succés com a "guerra d'independència". Aquests últims consideren que aquesta guerra només va constituir un dels "tants atacs que ha patit el poble jueu" i que no té cap connexió amb la situació actual. Això passa perquè desconeixen que 600 pobles i ciutats van ser destruïts durant aquesta guerra. La falta intencionada de rigor històric per part de l'estat fa que la població israeliana consideressin aquesta terra com a "buida".

La realitat és que abans que comencés la guerra, ja tenien presa la decisió de no deixar tornar a cap palestí al seu poble o ciutat, i en cas que ho fessin existia ordre de disparar. A finals de l'any 1948 ja havien 750.000 palestins expulsats i transferits a països veïns com Síria, Jordània i Egipte. Actualment, hi ha un total de 7.000.000 de refugiats repartits pel món. El territori que van ocupar els sionistes va suposar l'expulsió del 90% de la població.

La Nakba va tenir dos objectius estratègics:

-L’ús de la violència extrema per  la creació de l'Estat d'Israel.
-El Bloqueig permanent per evitar que els palestins expulsats retornessin a casa i violar així el seu dret a retorn.  Aquesta mesura continua vigent.
L'organització Zochrot té per objectius informar la població Israeliana perquè prenguin consciència i assumeixin la seva responsabilitat, ja que el consideren un pas molt important per a la solució del conflicte.

Per traspassar aquesta informació a la població israeliana duen a terme projectes com ara:

- Realització de tours mixtes de palestins i jueus a llocs que van ser destruïts durant la Nakba.
- Elaboració de material pedagògic per als alumnes d'escoles israelians (dossier informatiu).
- Formació de professorat sobre els pobles que han estat destruïts per l'ocupació.
- Creació de mapes en hebreu sobre els pobles i ciutats destruïts.
- Creació d'una aplicació per a mòbil anomenada "iNakba" que permet localitzar aquells pobles i ciutats destruïdes, informació i fotografies sobre aquests llocs en àrab, hebreu i anglès.








Mes informacio a: www.zochrot.org

Després d'aquesta breu xerrada ens vam reunir amb el nostre guia a la majestuosa ciutat de Yaffa. No vam trigar temps a adonar-nos de la naturalesa turística del tour.

Yaffa és una ciutat costanera situada al sud de Tel aviv. Abans de la guerra del 1948 gaudia d'un ple desenvolupament tant a nivell econòmic, social i cultural per la seva posició estratègica, enclavament marítim amb port, i lloc de pelegrinatge.

En aquesta ciutat convivien 11 religions i encara que la majoria de la població era àrab, musulmana, també habitaven en la perifèria de la ciutat població jueva que va anar creixent gradualment, situant-se en les zones sud, est, i nord de la ciutat, localització que actualment es coneix com a Tel Aviv. En aquells dies,  es conformava com un suburbi de la ciutat de Yaffa. Tel Aviv es converteix en una gran colònia i passa a ser la capital d'Israel. El que resulta perillós i incongruent és que un assentament es converteixi en la ciutat més important d'un Estat que ocupa.



Els israelians van començar a poblar la ciutat de Yaffa, portant immigrants principalment europeus. Per a aquestes persones era obligatori fer el servei militar, això va ocasionar que la població palestina hagués de conviure, dia a dia, i molt d’aprop amb les mateixes persones que els oprimeixen.

A part de les conseqüències geopolítiques i històriques que van tenir aquestes accions, la societat palestina va patir, a nivell general, importants traumes psicològics producte de l'ocupació.
Totes les històries tenen la seva forma d’explicar un o més punts de vista. Fent referència a la wikipedia podem veure com els fets són contradictoris depenent de la mirada o opinió del que escriu l’article: http://es.wikipedia.org/wiki/Jaffa#Mot.C3.ADn_.C3.A1rabe_de_Jaffa

Després de visitar Yaffa vam tornar a la nostre "llar" amb la sensació d'haver viscut una realitat molt diferent a la de la resta dels dies de la nostra estada. Això és un indicatiu de l'existència d'una bombolla protectora dins la societat israeliana. La normalització és un fet quotidià que fa aprofundir encara més les diferències entre els dos pobles.

Per finalitzar el dia, els brigadistes vam gaudir d'una agradable cel·lebració regada per música en directe amb un grup d'artistes que fusionaven la música local i la influència andalusa, exquisit menjar i un mantell d'estrelles que van fer de la nit una experiència màgica que quedarà gravada en les nostres retines.





CASTELLANO:

 Día 14. Jaffa

Amanece en Beit Sahour y nos disponemos a exprimir nuestros días. Después de disfrutar de un desayuno a base de humus, algo que echaremos de menos a la vuelta, nos lanzamos a la carretera y después de unos 70 minutos llegamos a tel aviv. Allí nos espera Omar para hablarnos de su proyecto.
Omar forma parte de la organización Zochrot, que significa “recordar” en hebreo. Su historía personal es ligeramente diferente a la del resto de palestinos puesto que su familia quedó en Israel después de la Nakba.

Esta organización fue establecida hace 12 años por activistas israelies. Su particularidad se centra en que para encontrar una solución al conflicto no es suficiente hablar de los palestinos del Westbank y Gaza, sino que hay que comenzar por entender su profundidad. Es necesario dar marcha atras en la historia y comprender lo que ha supuesto la Nakba, algo que la mayoría de israelies desconocen o no reconocen.

Una de las paradojas del conflicto es la divergencia en la significacion y la memoria historica de la guerra de 1948 para palestinos e israelies. El pueblo palestino lo rememora como la Nakba, es decir, el “desastre”, mientras que los Israelíes se refieren al suceso como su “guerra de independencia”. Estos últimos consideran que dicha guerra solo constituyó uno de los “tantos ataques que ha sufrido el pueblo judio” y que no tiene conexión alguna con la situación actual. Esto sucede porque desconocen que 600  pueblos y ciudades fueron destruidos durante dicha guerra. La falta intencionada de rigor histórico por parte del estado hace que la población israeli considerasen esta tierra como “vacía”.

La realidad es que antes de que comenzara la guerra, ya tenían tomada la decisión de no dejar volver a ningún palestino a su pueblo o ciudad, y en caso que lo hicieran existía orden de disparar. A finales del año 1948 ya habían 750.000 palestinos expulsados y transferidos a paises vecinos como Siria, Jordania y Egipto. Actualmente, hay un total de 7.000.000 de refugiados repartidos por el mundo. El territorio que ocuparon los sionistas  supuso la expulsión del 90 % de la población.

La Nakba tuvo dos objetivos estratégicos:

-El empleo de la violencia extrema para la creación del Estado de Israel.
-El bloqueo permanente para evitar que los palestinos expulsados retornaran a sus casas y violar así su derecho al retorno.Esta medida continúa vigente.

La organización Zochrot tiene por objetivos informar a la población Israelí para que tomen conciencia y asuman  su responsabilidad, pues lo consideran un paso muy importante para la solución del conflicto.

Para traspasar esta información a la población israelí llevan a cabo proyectos tales como:

-          Realización de tours mixtos de palestinos y judios a lugares que fueron destruidos durante la Nakba.
-          Elaboración de material pedagógico para los alumnos de escuelas israelíes (dossier informativo).
-          Formación de profesorado acerca de los pueblos que han sido destruidos por la ocupación.
-          Creación de mapas en hebreo sobre los pueblos y ciudades destruidos.
-          Creación de una aplicación para móvil llamada “iNakba” que permite localizar aquellos pueblos y ciudades destruidas, información y fotografias sobre dichos lugares en árabe, hebreo e inglés.

www.zochrot.org

Tras esta breve charla nos reunimos con nuestro guía en la majestuosa ciudad de Yaffa. No tardamos tiempo en darnos cuenta de la naturaleza turística del tour.

Yaffa es una ciudad costera situada al sur de Tel aviv.  Antes de la guerra del 1948 gozaba  de un pleno desarrollo tanto a nivel económico,  social y cultural debido a su posción estratégica, enclave marítimo con puerto, y lugar de peregrinaje.

En dicha ciudad convivían once religiones y aunque la mayoria de la población era árabe, musulmana, tambíen habitaban la periferia de la ciudad población judia que fue creciendo paulatinamente, situandose en las zonas sur, este, y norte de la perifería,  localización que actualmente se conoce como Tel aviv. Por entonces, Tel aviv se conformaba como un suburbio de la ciudad de Yaffa. Tel Aviv se convierte en una gran colonia y pasa a ser la capital de Israel, lo peligroso e incongruente es que un asentamiento se convierta en la ciudad más importante de un Estado que ocupa.

Los israelíes comenzaron a poblar la ciudad de Yaffa, trayendo inmigrantes principalmente europeos. Para estas personas era obligatorio realizar el servicio militar, esto ocasionó que la población palestina tuviera que convivir, día a día, y muy de cerca con las mismas personas que los oprimen.
Aparte de las consecuencias geopolíticas e históricas que tuvieron estas acciones, la sociedad palestina sufrió, a nivel general, importantes traumas psicológicos producto de la ocupación.

Todas las historias tienen su forma de contarse y dos o varios puntos de vista. Haciendo referencia a la wikipedia podemos ver como los hechos son contradictorios dependiendo del cristal con que se mire.

http://es.wikipedia.org/wiki/Jaffa#Mot.C3.ADn_.C3.A1rabe_de_Jaffa

Después de visitar Yaffa volvimos a nuestro “hogar” con la sensación de haber vivido una realidad muy diferente a la del resto de los días de nuestra estancia. Esto es un indicativo de la existencia de una burbuja protectora dentro de la sociedad israeli. La normalización es un hecho cotidiano que hace ahondar aún más las diferencias entre los dos pueblos.


Para finalizar el día los brigadistas disfrutamos de una agradable celebración regada por música en directo con un grupo de artistas que fusionaban la música local y la influencia andaluza, exquisita comida y un manto de estrellas que hicieron de la noche una experiencia mágica que quedará grabada en nuestras retinas.

Dia 12: Mi día a día

“Soy palestino nacido en Belén el año 1975 y actualmente trabajo en Jerusalén. Cada día me tengo que levantar a las cuatro de la mañana para entrar a las ocho al trabajo. Tengo una familia la cual casi no veo nunca. Mi día a día es simple pero a la vez complicado. A las cuatro salgo de casa y me dirijo al checkpoint 300 donde me encuentro con todos mis amigos y hacemos cola juntos. Antes de que los israelíes se inventaran esto del checkpoint desde mi casa a Jerusalén solo tardaba media hora, como mucho. Hoy en día no podemos pasar si no somos de Israel o pertenecemos a los palestinos del 48. Por eso yo tuve que hacerme un permiso de trabajo que justifica que mi entrada a Jerusalén es por trabajo.
Pasamos de media una hora haciendo cola hasta que llegamos a una puerta donde hay un soldado que casi siempre juega al móvil pero a la vez tiene su arma controlada para causar temor a los palestinos, seguimos andando pasando por otra puerta y llegamos a lo que parece una terminal de un aeropuerto. Ocho diferentes puertas para pasar las cuales seis están cerradas y provocan que la cola de palestinos sea mas y mas larga. Normalmente ahí hay dos o tres soldados dentro de una cabina para no mantener contacto con nosotros y mostrar que ellos tienen el poder pidiendonos el permiso y que marquemos en una maquina nuestra huella de dactilar. Al pasar esta puerta sales al exterior y ya estas en Jerusalén.
Cada día cruzo este checkpoint y hay días que me paran y me interrogan sin razón, se ríen en mi cara, nos cierran la puerta a la cara para que no podamos pasar y así llegar tarde al trabajo, nos complican nuestro día a día.
Para los soldados de Israel el checkpoint es como un juego, pero para mi este checkpoint pone en juego mi trabajo.”
“Tengo 6 años, soy niña y provengo de una familia ortodoxa. Mi día a día es bastante igual. Vamos a rezar a nuestro sitio sagrado, el Muro de las Lamentaciones, mínimo tres veces al día. A las 8 de la mañana, a las 3 de la tarde y a las 7 de la noche. Durante el tiempo que no estamos rezando salimos a pasear por la calle, juego con mis amigos, comemos o estamos en casa con familia. Este es nuestro día. No vemos la televisión porque no tenemos, no leemos el diario ni vamos a la escuela. Si mirarais a mis amigos por detrás os seria difícil diferenciarlos ya que todos parecen el mismo. La cabeza rapada con dos tirabuzones al lado de las orejas, con un kippa en la cabeza, con una camisa blanca y con pantalón y zapatos negros.
Hoy como cada día nos levantamos a las 7 de la mañana y nos dirigimos hacia el muro. Ahí nos separamos entre hombres y mujeres porque el rezo se realiza de manera separada.
Mi madre se sienta en una silla delante de todo el muro con el libro entre manos y empieza a rezar. Mi hermana se queda de pie y reza moviéndose hacia delante y hacia detrás, como si estuviese subida a un columpio. Yo me siento en otra silla y leo el libro mientras de vez en cuando levanto la cabeza para ver toda la otra gente. Cuando terminamos le damos un beso al muro y nos vamos andando de frente al muro ya que no le podemos dar nunca la espalda.
Nos reunimos de nuevo con toda la familia y nos dirigimos hacia casa de nuevo. De camino nos encontramos a unos occidentales y como siempre mi familia baja la cabeza o crea un muro con una bolsa entre ellos y nosotros. Para nosotros, desde el punto de vista de nuestra religión la gente occidental es un pecado por la manera de vestir y pensar.
Al llegar a casa comemos, paseamos un poco y al cabo de nada nos volvemos a dirigir hacia nuestro sitio sagrado. Esto día tras día.”
“Tengo 45 años y hace 20 que vivo en Jerusalén. Nací y me críe en Nueva York, pero me casé con un palestino y decidimos mudarnos aquí. Mi familia es musulmana, y yo me volví aun más religiosa al mudarme a la ciudad. No entiendo porqué tiene que ser tan difícil para nosotros ir a rezar a el tercer sitio más sagrado del mundo. Los judíos pueden ir al Muro de las Lamentaciones, los cristianso al Santo Sepulcro y nosotros nos enfrentamos con tres checkpoints cada vez que queremos venir a la mezquita. Nunca sabemos si nos dejarán pasar o no, a veces hacemos cola durante tres horas para nada. Hoy están un poco más relajados ya que la masacre en Gaza parece que ha acabado, pero aún así pasamos momentos muy tensos. Hace un año que los colonos más extremistas vienen a visitar nuestra mezquita. Aunque sus rabinos lo prohiben, vienen a provocarnos. Encima cuando llegan estan rodeados del doble de soldados, del número que son ellos. Con mis amigas y nuestros maridos gritamos “Alá es grande” y los seguimos alrededor de todo su recorrido.
¿Cuando nos dejarán en paz? ¿Cuando podremos llevar a cabo nuestro día a día sin confrontación?”
“Soy rabino desde hace más de 30 años. Amo a nuestra Tierra Santa que nos pertenece a los judíos desde hace más de 2.000 años. Me duele ver como parte de mi gente, los judíos, podemos a veces caer tan bajo hasta el punto de maltratar a los palestinos, pero estoy convencido de nuestro derecho divino de estar en nuestra tierra. Soy rabino, y lucho para que se acaben las violaciones contra los derechos humanos, para que algún día podamos vivir en el Estado de Israel los israelís y palestinos juntos y en paz.”
Catrin y Guillem

dimarts, 26 d’agost de 2014

Dia 11: Perspectives tan allunyades del mateix conflicte



Comencem el matí molt actius i, a través d'una assemblea plantegem possibles projectes per a seguir treballant amb la causa palestina per l'any que ve.


Al llarg d'aquests dies la majoria de palestins amb els qui hem parlat han fet referència al Protocol I to the Geneva Convention of 1949, (Act 1 C4), aprovada en 1977, que declara que la lluita armada pot ser utilitzada com a últim recurs, com a mètode d'exercir l'autodeterminació. Això no significa que tots els palestins defensin la lluita armada, si no que consideren legítima qualsevol forma de defensa sota la ocupació israeliana. Per exemple, actualment  a Gaza, on es viu des de fa vuit anys un bloqueig que impedeix l'entrada tan a persones, com a medicaments o menjar, utilitzen la lluita armada ja que senten que les negociacions han resultat en pitjors condicions de vida. Fins ara, hi ha més de 2.200 civils morts, més de 11.000 ferits, més de 15.000 destruïdes, més de 64 mesquites enderrocades i més de 5 hospitals enrunats. Avui ha estat el primer dia que ens hem reunit amb algú que obertament defensava la lluita armada. Sempre és interessant conèixer diferents perspectives tot i que no es comparteixin.

Ell ha estat empresonat sis vegades, el que significa set anys de presó. Ens ha recordat que viuen més de 5.000.000 persones sota l'ocupació israeliana, que ja fa 66 anys que dura, i més de 500.000 colons a Cisjordània. També ha mencionat que segons ell no es poden comparar les 100 morts de soldats israelians durant aquests mesos amb les més de 2.000 víctimes de Gaza civils. Opina que la ONU ha de forçar Israel a tornar a les fronteres de 1967, respectant així la Línia Verda. Finalment, ell creu que hi ha una vinculació directa entre el fonamentalisme islàmic i la ocupació israeliana, i que les grans potències mundials com el govern d'Estats Units i la Unió Europea han propiciat l'augment d'aquest. Això ens convida a recalcar la importància de diferenciar a la gran majoria de musulmans pacífics de la minoria fonamentalista. No podem aplicar el càstig col·lectiu, com fa Israel de manera il·legal segons la llei internacional, a tots els musulmans del món.


Més tard ens hem reunit amb Sergio Yahni, de l'Alternative Information Center,  que ens ha parlat de la societat israeliana i el sionisme. Ens ha explicat que Israel s'ha transformat en el guàrdia dels interessos d'EEUU. Els israelians desitgen viure en normalitat, però creuen que la manera de fer-ho és acabant amb els seus països veïns. També ha afirmat que Israel és l'únic país del món que rep finançament per a Investigació i Desenvolupament (I+D). El gran problema al que s'està enfrontant Israel és la falta de credibilitat del seu exèrcit per part de la població israeliana, ja que no han complert amb l'objectiu de derrotar la resistència palestina, per exemple, ahir es van disparar més míssils de Gaza que el primer dia de la massacre. Tot i la massacre viscuda, la resistència palestina continua. Degut a aquesta falta de credibilitat en l'exèrcit, està augment el recolzament popular a moviments d'ultradreta. Per acabar, Sergio ha afirmat que actualment el BDS “és l'únic instrument efectiu a les nostres mans per a acabar amb aquesta situació”.

Palestins del '48


No tota la població palestina té els mateixos drets. L’Estat d’Isarel els divideix en diferents categories per dificultar la unió del poble palestí. Avui hem estat amb un dels que s’anomenen “palestins del 48”, en Wassim Ghantos. Després de que la seva família fós expulsada del seu poble el 1948, ara viu a Haifa, al nord d’Israel.
Els palestins del 48 són aquells palestins que van ser expulsats durant la Naqba i que es van quedar dins de les fronteres del nou estat d’Israel. 750.000 són tots els palestins expulsats, i d’aquests, 160.000 es van quedar dins d’Israel. L’expulsió o Naqba es va concentrar en tres zones: Galilea, la Triangle Area (a prop de Tel Aviv) i el sud. La majoria eren granjers i el 66% d’ells van perdre la seva terra i la seva casa.
A partir del 1967, Israel va començar el projecte de les colònies. Gran part d’aquesta població expulsada es va veure obligada a treballar a les colònies i alguns d’ells van col·laborar en la seva construcció com única font d’ingrés possible.
Actualment trobem més de 60 lleis israelianes que discriminen als palestins que viuen dins d’Israel, que són 1,6 milions. ADALAH és una ONG que lluita pels drets de la minoria palestina a Israel, i a la seva página web es pot trobar el llistat d’aquestes lleis: http://adalah.org/eng/. Dins del territori d’Israel qualsevol persona que no sigui jueva és exclosa, les lleis són cada vegada més discriminatòries i el ponent afageix que cada cop hi ha més violència discriminatòria. Per poder entendre millor aquesta situació, ens dóna diferents exemples: les organitzacions que reben diners del govern israelià no poden parlar de la Naqba públicament; si un palestí del 48 es vol casar amb una persona de Cisjordània o Gaza, aquesta mai podrà anar a viure a Israel, per tant, obliga a la parella a anar a viure a Cisjordània o Gaza, on les condicions són més dures. Un altre exemple és que als territoris del 48 no s’ha pogut construir res des de l’expulsió i que en canvi, sí que s’han pogut construir més de 400 assentaments jueus.



Després d’escoltar totes aquestes injústicies que fan del conflicte un apartheid, el ponent dóna un toc d’esperança explicant que la tercera generació després de la Naqba és molt valenta, molt preparada i potent. I per acabar ens explica els projecte que estan portant a terme des de fa més d’un any al poble d’on la seva familia va ser expulsada. Fa un any van anunciar que tornarien al poble tot i la prohibició específica per fer-ho. Van muntar les tendes i han organitzat diferents activitats amb els fills i filles de les famílies expulsades i també han organitzat un camp de treball per reconstruir els camins. No poden deixar el poble sol en cap momento i per això fan torns de vigilància. També explica que fa quatre messos l’exèrcit els va destruir tot el que havien construit. Però diu que no perden l’esperança, que no poden deixar de lluitar, perquè si es rendeixen estan perduts.

ILLAN PAPPÉ I EL PROJECTE “EUROPEU I DEMOCRÀTIC” DE L’ESTAT D’ISRAEL


Hem tingut la sort de coincidir amb Ilan Pappé, el primer historiador israelià en parlar de neteja ètnica i donar una visió diferent de la història d’Israel. Pel que hem pogut veure, Ilan Pappé és una eminència: la sala estava plena de gent que ha vingut fins a Beit Sahour per escoltar-lo. Els seus estudis, per a que ens fem una idea de la importància del seu treball, ha estat prohibida pel parlament israelià.
Pappé ens ha donat una visió històrica del projecte sionista, relacionant-lo en la seva base més ferma amb un projecte de país europeu dins dels països àrabs. Per aconseguir-ho, Pappé explica que havia de ser un país democràtic per ser un país europeu. Com a projecte democràtic calia fer unes eleccions, però el 1948 la població jueva era una minoria, per tant, per aconseguir un estat jueu, calia expulsar aquesta majoria palestina. Després de la Naqba (l’expulsió de palestins o neteja ètnica), es van celebrar les primeres eleccions. Tota aquesta “democratització” de l’estat d’Israel va ser legitimada per la comunitat internacional.



GAZA: L’ESPERANÇA DE PALESTINA

Pappé ha explicat també el context històric de Gaza des de la seva fornació fins el conflicte actual. Gaza va començar sent una estratègia per enviar als refugiats palestins, com una mena de “butxaca”. Gaza també és una estratègia de divisió de la població palestina per a dificultar les relacions amb Cisjordània. Com més dividit està l’enemic, més fácil és de combatre’l.
Israel és l’estat que més crims de guerra amaga i té un sistema muntat per justificar les seves accions, com la massacre d’aquest estiu a Gaza. De cara al món, Israel utilitza el concepte de “defensa” en comptes d’atac, i vénen la idea de ser atacats per un terrorisme islàmic. Segons Pappé, però, al darrera d’això hi ha la por a la pressió demogràfica que suposa la població palestina i que pot ser una amenaça per al seu projecte d’estat jueu democràtic. Actualment Pappé creu que Gaza és l’esperança del poble palestí, ja que per a que el projecte sionista aconsegueixi el seu objectiu caldria aniquilar a tota la població de la franja de Gaza però a ulls internacionals això no es permetria. Per tant, mentre Gaza segueixi en peu, l’esperança de Palestina continua.
Pappé es decanta per la solució d’un sol estat i defensa la campanya del BDS (Boicot, Desinversions i Sancions - http://www.bdscatalunya.org/ ) com un element fort de pressió contra l’estat d’Israel.

Si voleu veure la xerrada completa d’Ilan Pappé, estarà penjada properament a aquesta web: http://www.maannews.net/eng/ViewContent.aspx?PAGE=AboutUs

Rizlane, Alys, Núria i Estel·la
 --------------------------------------------------------------------------------------------------------


Día 10: Perspectivas tan alejades del mismo conflicto

Empezamos la mañana muy activos y a través de una asamblea planteamos posibles proyectos para seguir trabajando para la causa Palestina el ano que viene.

A lo largo de estos días la mayoría de los palestinos hacen referencia al protocolo I of the Geneva Convention of 1949, (Act I C4) aprobada en 1977 que declara que la lucha armada puede ser usada como último recurso como método de ejercer la auto-determinación. Esto no significa que todos los Palestinos defiendan la lucha armada sino que consideran legítima cualquier forma de defensa bajo la ocupación Israelí. Por ejemplo, actualmente en Gaza donde se viven 8 años de bloqueo que impide la entrada a persones, medicamentos o comida, utilizan la lucha armada cuando sienten que las negociaciones han resultado en peores situaciones. Hasta ahora hay más de 2.200 civiles muertos, de 11.000 personas heridas, más de 15.000 casas destruidas, 64 mezquitas y más de 5 hospitales. 

Hoy ha sido el primer día que hemos encontrado alguien que habla de manera abierta de la lucha armada. Siempre es interesante de conocer diferentes puntos de vista aunque no se compartan. Él ha estado en prisión 6 veces lo que significa 7 anos de prisión en total. Nos  ha recordados que 5 millones de personas viven bajo la ocupación desde hace 66 años y 500.000 colonos viven en Cisjordania. También ha mencionado que no se puede comparar los cien muertos militares Israelís con los 2.200 de civiles Palestinos en Gaza. Opina que la ONU debe forzar Israel a volver a las fronteras de 1967 y entonces respetar la línea verde. Finalmente cree que hay una línea directa entre el extremismo Islámico y la ocupación, y que las grandes potencias mundiales como el gobierno de Estados Unidos y la Unión Europea han contribuido a este aumento. Esto nos invita a remarcar la importancia de diferenciar a la gran mayoría de musulmanes pacíficos de la minoría fundamentalista. No podemos aplicar el castigo colectivo, como hace Israel de manera ilegal, según la ley internacional a todos los musulmanes del mundo.

Más tarde, nos hemos reunido con Sergio Yahni del Alternative Información Center que nos ha hablado de la sociedad Israelí y el Sionismo. Nos ha explicado que Israel se ha convertido en el guardia de los intereses de Estados Unidos. Los Israelís desean vivir en normalidad pero creen que la manera de hacerlo es acabando con sus vecinos Palestinos. Añade que Israel es el único territorio que recibe subvenciones para investigación y desarrollo (I+D). El gran problema al que se enfrenta Israel es a la falta de credibilidad de su ejército. Por ejemplo, ayer se dispararon ms misiles des de Gaza que el  primer día de la masacre. A pesar de la masacre vívida, la resistència palestina continúa. Esta situación contribuye al aumento al apoyo a los movimientos de ultraderecha. Para acabar, Sergio nos ha dicho que la campaña Boicot, Desinversiones y Sanciones es “la única fuerza en nuestras manos en éste momento.”



Palestinos '48


No toda la población palestina tiene los mismos derechos. El Estado de Isarel los divide en diferentes categorías para dificultar la unión del pueblo palestino. Hoy hemos estado con uno de los que se llaman "palestinos del 48", Wassim Ghantos. Después de que su familia fuera expulsada de su pueblo en 1948, se fueron a vivir a Haifa, en el norte de Israel.
Los palestinos del 48 son aquellos palestinos que fueron expulsados ​​durante la Naqba y que se quedaron dentro de las fronteras del nuevo estado de Israel. Son 750.000 los palestinos expulsados​​, y de éstos, 160.000 se quedaron dentro de Israel. La expulsión o Naqba se concentró en tres zonas: Galilea, la Triangle Area (cerca de Tel Aviv) y el sur. La mayoría eran granjeros y el 66% de ellos perdieron su tierra y su casa.
A partir de 1967, Israel comenzó el proyecto de las colonias. Gran parte de esta población expulsada se vió obligada a trabajar en las colonias y algunos de ellos colaboraron en su construcción como única fuente de ingreso posible.
Actualmente encontramos más de 60 leyes israelíes que discriminan a los palestinos que viven dentro de Israel, que son 1,6 millones. Adalah es una ONG que lucha por los derechos de la minoría palestina en Israel, en su página web se puede encontrar el listado de estas leyes: http://adalah.org/eng/. Dentro del territorio de Israel cualquier persona que no sea judía es excluida, las leyes son cada vez más discriminatorias y el ponente añade que cada vez hay más violencia discriminatoria. Para poder entender mejor esta situación, nos da diferentes ejemplos: las organizaciones que reciben dinero del gobierno israelí no pueden hablar de la Naqba públicamente; si un palestino del 48 se quiere casar con una persona de Cisjordania o Gaza, ésta nunca podrá ir a vivir a Israel, por lo tanto, obliga a la pareja a ir a vivir a Cisjordania o Gaza, donde las condiciones son más duras. Otro ejemplo es que los territorios del 48 no se han podido construir nada desde la expulsión y que en cambio, sí se han podido construir más de 400 asentamientos judíos.
Después de escuchar todas estas injusticias que hacen del conflicto un apartheid, el ponente da un toque de esperanza explicando que la tercera generación después de la Naqba es muy valiente, muy preparada y potente. Y para acabar nos explica los proyecto que están llevando a cabo desde hace más de un año en el pueblo de donde su familia fue expulsada. Hace un año anunciaron que volverían al pueblo a pesar de la prohibición específica para hacerlo. Montaron las tiendas y han organizado diferentes actividades con los hijos e hijas de las familias expulsadas y también han organizado un campo de trabajo para reconstruir los caminos. No pueden dejar el pueblo solo en ningún momento y por eso hacen turnos de vigilancia. También explica que hace cuatro meses el ejército les destruyó todo lo que habían construido. Pero dice que no pierden la esperanza, que no pueden dejar de luchar, porque si se rinden están perdidos.

ILLAN PAPPÉ Y EL PROYECTO "EUROPEO Y DEMOCRÁTICO" DEL ESTADO DE ISRAEL


Hemos tenido la suerte de coincidir con Ilan Pappé, el primer historiador israelí al hablar de limpieza étnica y dar una visión diferente de la historia de Israel. Por lo que hemos podido ver, Ilan Pappé es una eminencia: la sala estaba llena de gente que ha venido hasta Beit Sahour para escucharlo. Sus estudios, para que nos hagamos una idea de la importancia de su trabajo, ha sido prohibida por el parlamento israelí.
Pappé nos ha dado una visión histórica del proyecto sionista, relacionándolo en su base más firme con un proyecto de país europeo dentro de los países árabes. Para conseguirlo, Pappé explica que tenía que ser un país democrático para ser un país europeo. Como proyecto democrático había que hacer unas elecciones, pero en 1948 la población judía era una minoría, por lo tanto, para conseguir un estado judío, había que expulsar esa mayoría palestina. Después de la Naqba (la expulsión de palestinos o limpieza étnica), se celebraron las primeras elecciones. Toda esta "democratización" del estado de Israel fue legitimada por la comunidad internacional.


GAZA: LA ESPERANZA DE PALESTINA

Pappé ha explicado también el contexto histórico de Gaza desde su formación hasta el conflicto actual. Gaza comenzó siendo una estrategia para enviar a los refugiados palestinos, como una especie de "bolsillo". Gaza también es una estrategia de división de la población palestina para dificultar las relaciones con Cisjordania. Cuanto más dividido está el enemigo, más fácil es de combatirlo.
Israel es el estado que más crímenes de guerra esconde y tiene un sistema montado para justificar sus acciones, como la masacre de este verano en Gaza. De cara al mundo, Israel utiliza el concepto de "defensa" en vez de ataque, y venden la idea de ser atacados por un terrorismo islámico. Según Pappé, pero, detrás de esto está el miedo a la presión demográfica que supone la población palestina y que puede ser una amenaza para su proyecto de estado judío democrático. Actualmente Pappé cree que Gaza es la esperanza del pueblo palestino, ya que para que el proyecto sionista consiga su objetivo habría que aniquilar a toda la población de la Franja de Gaza, pero a ojos internacionales esto no se permitiría. Por lo tanto, mientras Gaza siga en pie, la esperanza de Palestina continúa.
Pappé se decanta por la solución de un solo estado y defiende la campaña del BDS (Boicot, Desinversiones y Sanciones - http://www.bdscatalunya.org/) como un elemento fuerte de presión contra el estado de Israel.
Si desea ver la charla completa de Ilan Pappé, estará colgada próximamente en esta web: http://www.maannews.net/eng/ViewContent.aspx?PAGE=AboutUs.

Rizlane, Alys, Núria y Estel·la



Día 10. Jerusalen, primera parte: El gigantesco complot de muerte en un mundo paralelo


¡Bienvenidos a Jerusalem! Ni capital de Israel ni capital de Palestina, territorio Internacional, o eso dicen…

¿Sabías que si buscas en google maps la ciudad de Jerusalem sólo aparece la parte ocupada por el estado de Israel? ¡La zona perteneciente al estado Palestino se nos presenta como zonas verdes! Pero créannos realmente existe, hemos estado allí y no era monte. 

La llegada a la ciudad nos parece desconcertante: está todo impecable. Tenemos césped en los parques, sistemas de regadío, flores y arboles adornando las calles y brigadas de  limpieza fregando la piedra blanca e impoluta con la que está construida toda la ciudad. Somos prácticamente el único grupo de turistas, está claro que no les iba a salir gratuita la masacre en Gaza.  
Meir Margalit nació en Buenos Aires y reside desde 1972 en Jerusalén. Es activista en distintos grupos de la izquierda israelí y concejal de esta misma ciudad hasta hace poco, su partido creía que él era demasiado radical y <<vendieron>> su puesto. También pertenece al Comité Israelí Contra la Demolición de Casas y al Centro por las Iniciativas de Paz, su intención es luchar desde dentro para mover las estructuras internas, aunque tenga que pagar un alto precio. Será nuestro guía durante la mañana en la ciudad milenaria.
Nuestra primera parada es el Palestin Political Center: Al Marsa. En árabe la palabra al marsa significa “el puerto”, y debe de ser el puerto por donde entran la cantidad de palestinos, a los que el estado de Israel derriba sus casas, para pedir apoyo legal. En este centro nos recibe Miha Kurs de la organización Grassroots Al-Quds Jerusalem y uno de los fundadores de Breaking the Silence (organización israelí que reúne las declaraciones de la gente que sufre la ocupación del esto de Israel para poder explicar cuándo se cruza el límite entre la seguridad y el genocidio. Pretende declarar a los israelís cual es la verdadera función de su gobierno: apartheid y genocidio).

Desde la NAKBA (1948) dos mil judíos y cuarenta mil palestinos perdieron sus casas. La ciudad se dividió en dos: Este y Oeste, el Oeste es el que no aparece en el mapa que te proporciona la oficina de turismo y tampoco en google maps. Desde entonces lo que se ha pretendido es congelar el crecimiento de la población palestina a base de dificultar la vida de los palestinos en Jerusalén con impedimentos a la hora de construir o reformar casas, incremento de colonias judías, ocupación de casas palestinas, cese de servicios básicos para la vida en la zona oriental, duros controles para entrar o salir de la ciudad, etc. Consecuentemente las ciudades Ramallah y Bethlehem han visto como su población se ha incrementado de manera desorbitante. El Estado de Israel no reconoce el Estado Palestino y tampoco a su población. Los palestinos sólo tienen derecho a voto en las elecciones municipales. Este insulto hace que la población palestina se dedique a boicotear las elecciones y  no participen. Aunque estemos en territorio internacional, realmente es el estado de Israel quien controla esta ciudad y la distribución de recursos, además está prohibido exhibir ninguna bandera palestina por eso la ciudad está inundada de banderas negras que la substituyen. Los barrios palestinos tienen las mismas dificultades, que el resto de los palestinos de Cisjordania, en torno al servicio de aguas, recogida de basuras, escuelas, hospitales, y un sinfín de necesidades que se requieren para la consecución de la vida diaria. 





Al Marsa se dedica principalmente a generar posiciones de liderazgo palestino en la ciudad, poniendo en contacto a estos líderes de cada comunidad para que puedan trabajar en equipo. No es fácil conectar a estos dirigentes, normalmente viven separados por el gran muro de seguridad israelí o por los pasaportes palestinos que les impiden viajar de las distintas ciudades palestinas a Jerusalem. Si un palestino de Bethlehem quiere desplazarse hasta Jerusalem en una ocasión normal tardaría una media hora en coche. Pero esta no es su suerte. Para hacerlo tienen que pedir un permiso que puede llegar a tardar meses. En caso de querer ir a trabajar a esta ciudad el permiso les saldría por unos dos mil euros por cada mes trabajado, evidentemente es contraproducente. De esta manera, muchas familias se han visto aisladas y han perdido el contacto o soporte que se podrían dedicar. Una vez conseguido el permiso les espera un duro control en los checkpoints que se encuentren por el camino, que pueden zanjar con el retorno inesperado a sus casas.

El gigantesco complot de muerte desde las ofensivas a Gazas hizo crecer la tensión en toda la región de Cisjordania, Miha Kurs nos desvela la dificultad de ser israelí y estar a favor de la causa palestina, aún así él sigue pudiendo bañarse en un mar de privilegios que no gozan los palestinos. Es por eso condición sine qua non que los palestinos fortalezcan su voz de manera paulatina y de barrio a barrio. Grassroots pretende ampliar las herramientas para que los palestinos puedan reivindicar sus derechos.
Nada es simple en este país: Israel ha creado una gran red de colaboradores que generan desconfianza, miedo e inseguridad entre unos y otros. La convivencia se hace muy difícil. Pero recogiendo palabras de José Martí, político y escritor cubano, “Es la hora de los hornos y sólo hay que ver la luz”, y “¡nosotros no tenemos más que mirar la luz!” Nuestra esperanza es la solidaridad.
Nos encontramos en la calle Haim Bar-lev y Meir Margarit nos dice con sarcasmo “ahora ya podéis estar tranquilos, estamos entrando en Israel y estáis a salvo del terror árabe”. Haim Bar-lev fue un general que sirvió a los colonos británicos en las unidades de Defensa Judía. Resulta extraño creer que el estado de Israel pretende alguna opción de cese de conflicto otorgándole a esta calle dicho nombre.
Pero lo siguiente sería entrar en el terror judío. Nos dirigimos al barrio ultra ortodoxo judío Mea Shearim. Digo ultra porque no sé si existe otra palabra que vaya por encima de ese nivel. Nuestro guía nos aconseja que el grupo no se disgregue y que no responda a las represalias de los autóctonos, que pueden ser varias. A la vista es un barrio humilde, con cantidad de gente por la calle. Los callejones son estrechos y configurados por torres de edificios de cuatro o cinco plantas, en cuyas ventanas no faltan las rejas de seguridad. En un primer momento nos parece que la moda no tiene cabida en este barrio: ¡todo el mundo viste igual! Son sólo apariencias, aunque el negro y el blanco dominan la gama de colores, existen distintos estilos de indumentaria judía: los hay que llevan americana, los hay que llevan batines, los hay que llevan sombreros o también kipá. Para la otra mitad de la población, las mujeres, el estilo es muy de los años  20’. La gran mayoría se cubren la cabeza con un velo y lo más impresionante de todo es que puedes ver como debajo llevan la cabeza rapada. El pelo de la mujer es considerado pecado carnal nivel diez, casi tanto como su voz, la cual tampoco puede exhibirse en público. Casi todas empujan un carrito con uno o dos bebés y a su falda van enganchados otros dos hijos, vestidos con la misma ropa y peinado que los adultos. La vida del judío ortodoxo le impide tener televisión en casa, renegando de toda tecnología. Muchos no tienen móvil, y los que lo tienen son modelos muy antiguos o se descargan una aplicación que convierte el iphone 5 en un nokia 5190, el primero que tenía el juego de la serpiente. Tampoco pueden leer el periódico ni recibir información de fuera de la sinagoga. Por este motivo, las calles están inundadas de carteles que informan sobre lo que se debe pensar. Se debe pensar por ejemplo que “la mujer humilde no crea guerras”; o “el ejercito es una casa de putas” (polos opuestos se unen, la extrema izquierda y la extrema ortodoxia judía a veces rozan).

No podemos sentirnos observados porque para ellos observarnos es pecado. Nos giran la cabeza, se tapan la cara con el sombrero, se cambian de acera y una abundancia de gestos surrealistas. Pero los hay de valientes que en vez de ignorarnos nos insultan y nos lanzan agua para que nos vayamos, no somos bienvenidos. Salimos del barrio, ¡qué descanso! Pero es que Bertolt Brech ya dijo en Canto de Peachum “Ser bueno ¿quién no lo desearía? Pero sobre este triste Planeta los medios son restringidos. El hombre es brutal y pequeño ¿Quién no querría, por ejemplo, ser honesto? Pero ¿Se dan las circunstancias? ¡No! Ellas no se dan aquí”.

dilluns, 25 d’agost de 2014

Dia 9: Nos despedimos del Valle del Jordán (4t dia)

Català:


"Em dic Aixa. Tinc 8 anys i un germà de 9, Hamza. Visc en un petit poble al cor de la Vall del Jordà anomenat Al Fayasil. Cada matí em llevo per anar a l'escola i els meus dies transcorren com a qualsevol nena. La mare treballa en un assentament de colons en una explotació agrícola. Una nit, mentre dormia, vaig escoltar cops molt forts i lladrucs de gossos. Estava molt espantada. Després d’uns minuts de tensa espera, van entrar a la meva habitació tres militars. La mare cridava molt. No entenia el que passava i no sentia ni veia al meu pare. Les llàgrimes van sorgir davant la impotència i la incertesa de saber què passava. Quan tot es va calmar, vaig abraçar la mare i vàrem dormir fins l'endemà al matí. No he tornat a veure al pare des de llavors.



Hi ha dies que vull sortir al carrer a jugar amb les meves amigues. No entenc per què mai em deixen. Hamza pot fer el que vulgui però jo sempre he d'anar acompanyada d'ell. Penso que no és just. La mare diu que he de fer cas al pare però ara que no hi és, Hamza és l'home de la casa.



L'avi em va explicar que fa uns anys el poble era fèrtil i tot era verd. Em sembla una cosa impossible perquè ara tot és terra i gairebé no tenim aigua. A vegades tenim subministrament només un cop per setmana, en el millor dels casos. L'estat israelià va robar els nostres recursos i ara hem de pagar per ells. Tampoc entenc això.



A vegades hem d'anar a comprar fora del poble perquè aquí, on vivim, no tenim tot el que volem. M'enfado amb la mare. Normalment no triguem més de 15 minuts a arribar al poble gran, però ella diu que és millor sortir amb temps perquè podrien aturar-nos en un checkpoint. Per què els militars ens fan perdre tant de temps i ens tracten així? No ho entenc. Potser sigui perquè només sóc una nena.

Fa tres dies va arribar al poble un autobús ple de gent desconeguda. Em sembla molt estranya la seva vestimenta i la seva forma d'expressar-se. No els entenia perquè no parlaven el meu idioma i intentaven comunicar-se amb mi. Aquest fet em va intimidar una mica, encara que em va semblar curiós saber que feien aquí.

Rasheed, que col·labora amb el poble en la seva reconstrucció, ens va explicar que venien per ajudar en diferents projectes. Potser tinguem una nova escola, una clínica o un nou camp de futbol. Seria genial un camp de futbol.

Aquesta història es repeteix, cada dia, a qualsevol casa de la Vall del Jordà. Durant aquests dies hem hagut d'aprendre i entendre la seva cultura i les seves difícils circumstàncies. El xoc cultural i el clima extrem són els principals inconvenients que trobem els brigadistes durant la nostra estada. Hem hagut d'abstreure'ns i deixar de banda el nostre etnocentrisme per evitar que la convivència fos un escull insalvable.

Ens acomiadem d'Al Fayasil amb un sabor agredolç. D'una banda la nostra sensació de poder haver estat més productius, les condicions desagradables i l'alleujament de tornar a "casa" i poder gaudir d'una dutxa i de les comoditats que havíem perdut durant aquests dies. Mentre pensem d'aquesta manera, les persones que hem conegut continuen la seva lluita diària amb la dura realitat.

El dia acaba amb la visita del grup al Mar Mort. Es va presentar el debat sobre la possibilitat de no pagar l'entrada per evitar ingressar diners a les arques de l'estat Israelià. Finalment, i davant la impossibilitat de coordinar les diferents postures, va entrar tot el grup. El Mar Mort és un llac salat situat en una profunda depressió a 416,5 m sota el nivell del mar, entre Israel, Cisjordània (territori en disputa amb l'Autoritat Nacional Palestina) i Jordània. Rep aigua del riu Jordà, d'altres fonts menors i de l'escassa precipitació que es produeix sobre el llac, i el nivell de les seves aigües és el resultat del balanç entre aquestes aportacions i l'evaporació.

Arribem a Beit Sahour després d'un curt viatge de 40 minuts. Han estat uns dies molt durs i això ens fa plantejar diverses preguntes; Estaríem preparats per viure en un lloc sense futur, condicions extremes i incertesa diària? Com pot resistir els habitants d'aquesta àrea un setge tan notori i injust per part de l'exèrcit israelià? Podríeu fer-ho vosaltres?



Pascual&Villegas




Castellano:


Me llamo Aixa. Tengo 8 años y un hermano de 9, Hamza. Vivo en una pequeña aldea en el corazón del Valle del Jordán llamada Al Fayasil. Cada mañana me levanto para ir al colegio y mis días transcurren como cualquier niña. Mamá trabaja en un asentamiento de colonos en una explotación agrícola. Una noche , mientras dormía, escuche golpes muy fuertes y ladridos de perros. Estaba muy asustada. Después de varios minutos de tensa espera, entraron en mi habitación tres militares. Mamá gritaba mucho. No entendía lo que pasaba y no oía ni veía a papá. Las lagrimas surgieron ante la impotencia y la incertidumbre de saber lo que pasaba. Cuando todo se calmó, abrace a mamá y dormí hasta la mañana siguiente. No he vuelto a ver a papá desde entonces.


Hay días que quiero salir a la calle a jugar con mis amigas. No entiendo porque nunca me dejan. Hamza puede hacer lo que quiera pero yo siempre tengo que ir acompañada de él. Pienso que no es justo. Mamá dice que tengo que hacer caso a papá pero ahora que no está ,Hamza es el hombre de la casa.


El abuelo me contó que hace unos años el pueblo era fértil y todo era verde. Me parece algo imposible porque ahora todo es tierra y casi no tenemos agua. A veces tenemos suministro solamente una vez por semana, en el mejor de los casos. El estado israelí robó nuestros recursos y ahora tenemos que pagar por ellos. Tampoco entiendo esto.


A veces tenemos que ir a comprar fuera del pueblo porque aquí, donde vivimos, no tenemos todo lo que queremos. Me enfado con mamá. Normalmente no tardamos más de 15 minutos en llegar al pueblo grande, pero ella dice que es mejor salir con tiempo de sobra porque podrían pararnos en un checkpoint. ¿ Por qué los militares nos hacen perder tanto tiempo y nos tratan así? No lo entiendo. Quizás sea porque sólo soy un niña.

Hace tres días llegó al pueblo un autobús repleto de gente desconocida. Me extraño mucho su vestimenta y su forma de expresarse. No les entendía porque no hablaban mi idioma e intentaban comunicarse conmigo. Este hecho me intimidó un poco, aunque me pareció curioso saber que hacían aquí.

Rasheed, que colabora con el pueblo en su reconstrucción, nos explicó que venían para ayudar en diferentes proyectos. Quizás tengamos una nueva escuela, una clínica o un nuevo campo de fútbol. Seria genial un campo de fútbol.

Esta historia se repite, cada día, en cualquier casa del Valle del Jordán. Durante estos días hemos tenido que aprender y entender su cultura y sus difíciles circunstancias. El choque cultural y el clima extremo son los principales inconvenientes que encontramos los brigadistas durante nuestra estancia. Hemos tenido que abstraernos y dejar de lado nuestro etnocentrismo para evitar que la convivencia fuese un escollo insalvable.

Nos despedimos de Al Fayasil con un sabor agridulce. Por un lado nuestra sensación de poder haber sido más productivos, las condiciones desagradables y el alivio de volver a “casa” y poder disfrutar de una ducha y de las comodidades que habíamos perdido durante estos días. Mientras pensamos de esta manera, las personas que hemos conocido continúan su lucha diaria con la dura realidad.

El día termina con la visita del grupo al Mar Muerto. Se presentó el debate sobre la posibilidad de no pagar la entrada para evitar ingresar dinero en las arcas del estado Israelí. Finalmente, y ante la imposibilidad de coordinar las diferentes posturas, entró todo el grupo. El Mar Muerto es un lago salado situado en una profunda depresión a 416,5 m bajo el nivel del mar, entre Israel, Cisjordania(territorio en disputa con la Autoridad Nacional Palestina) y Jordania. Recibe agua del río Jordán, de otras fuentes menores y de la escasa precipitación que se produce sobre el lago, y el nivel de sus aguas es el resultado del balance entre estos aportes y la evaporación.

Llegamos a Beit Sahour después de un corto viaje de 40 minutos. Han sido unos días muy duros y ello nos hace plantearnos varias preguntas ; ¿ Estaríamos preparados para vivir en un lugar sin futuro, condiciones extremas e incertidumbre diaria? ¿ Cómo puede resistir los habitantes de este área un asedio tan notorio e injusto por parte del ejercito israelí? ¿ Podríais hacerlo vosotros?



Pascual&Villegas