No més complicitats amb Isrel

diumenge, 8 d’agost de 2010

Últims dies

Dijous

Avui és l’últim dia a l’obra i hem de treballar fort per deixar acabat el sostre de la casa de l’Abu Anan, ja que és probable que demà rebin una visita dels colons i treguin els puntals sobre els quals es recolza el sostre, encara sense el formigó. Així doncs, el grup de l’equip A que va estar treballant allí han vingut ben d’hora a Hebron per posar-s’hi i la majoria de nosaltres també hi hem anat.

Tot i així, degut a certs problemes d’organització i material no ens hi hem pogut posar fins les 12.00. Hem fet tres grups de treball per tal d’optimitzar el temps i les energies, de manera que dos treballàvem i un descansava. I així hem seguit, treballant fort fins gairebé les 17.00, que ja només quedava que s’assequés el formigó.

A les 16.30, però, l’equip B hem deixat l’obra per rebre una xerrada sobre l’economia de l’ocupació i el boicot a l’Estat d’Israel.

Ràpidament, hem anat al pis per dutxar-nos i empolainar-nos, ja que a la tarda- nit, l’Abu Anan feia una festa a casa seva a la qual estàvem convidats tots els brigadistes; juntament amb amics i veïns. Així doncs, l’altre grup de Jerusalem ha vingut i tots junts hem anat cap allí.

La festa ha sigut ben diferent del que estem acostumats. En arribar, ens han separat: els homes s’han quedat a les terres de fora de la casa fumant xixa i xerrant, mentre que les dones han baixat al pati de la casa a fer rauxa i xerinola, i han estat ballant amb les dones àrabs que hi havia. Han estat molt contentes i animades de compartir aquest ball amb nosaltres, i fins i tot alguna s’ha tret el vel mentre no hi havia càmeres a la vista.

Una estona més tard hem passat a sopar tots junts (ara sí!) un arròs amb xai que ens han preparat aquesta tarda. La festa ha continuat amb més ball i un pica-pica. Ara, però, per la presència dels homes, les dones ja no ballaven.

La festa ha conclòs amb un tendre i càlid acomiadament acompanyat d’un petit regal per a cadascun. Es tracta d’una tassa amb la foto de cadascú i la inscripció Heb 2010.

Finalment, hem tornat a Jerusalem i a Hebron respectivament a dormir, que hem acabat esgotadíssims!

Hem acabat la nostra feina a l’obra!!!!!!

Divendres

Tristos perquè això ja s’acaba, l’equip B ens llevem d’hora, com de costum! Unes notícies d’última hora ens fan canviar els plans inicials. Ens han dit que a casa de l’Abu Anan tenen por de la visita de colons, i ens demanen la presència per a intentar dissuadir-los de fer res. El pla inicial era anar a una xerrada d’activistes que representaven diferents organitzacions israelianes. Donat que també és una activitat molt atractiva, 9 de nosaltres han anat a la xerrada, a Jerusalem. Hi havia respresntació de quatre entitats: Rabins for Human Rights (Rabins pels Drets Humans), Hadash (Front Democràtic per a la Pau i la Igualtat), Breaking de Silence (ex-combatents que han decidit trencar amb el silenci i explicar els testimonis) i Refuseniks (joves israelians objectors de consciència d’anar a l’exèrcit). La xerrada, amb en Shaul fent de moderador, ha resultat molt interessant.

Els que s’han quedat a Hebron, no han tingut cap problema amb els colons, suposem que en part perquè solen anar-hi cap al vespre. Esperem que en cas que hi vagin, hi hagi presència dels internacionals de l’ISM (Moviment de Solidaritat Internacional).

Al migdia ens trobàvem ja ambdós grups a Jerusalem, disposats a fer l’últim dinar. A la tarda, hem anat a una concentració que té lloc cada divendres al barri de Sheij Jarrah de Jerusalem. Sota un sol de justícia, quantitat de gent es manifestava acompanyats de música alegre per a la llibertat del poble palestí.

Aprofitant les últimes hores del dia, uns quants han anat a veure la casa d’Alà, on han gaudit d’un berenar amb la família i han pogut veure els avenços de l’última setmana. La resta, han optat per passejar pel centre de la ciutat, visitar allò que s’havia quedat pendent i fer compres d’última hora.

I per acabar, ens hem trobat tots per a fer avaluació de l’estada, què hem après, què ens ha agradat, què no ens ha agradat i què canviaríem. Una estona per compartir experiències i sentiments, seguida de l’entrega d’uns detalls per als coordinadors del camp, en agraïment per l’organització i la feina que hi ha darrere de tot el que hem viscut, així com per tot allò que ens han ensenyat.

Amb això, hem sortit a fer una cervesa fins passada mitjanit, hora en què la part catalana de la brigada s’havia de dirigir cap a l’aeroport. Càlids acomiadaments, farcits de moments que quedaran per sempre més han omplert els últims minuts a Palestina.

CAST

Dijous

Hoy es el último día en la obra y hemos de trabajar duro para dejar terminado el tejado de la casa de Abu Anan, ya que es probable que mañana reciban una visita de los colonos y quiten los puntales sobre los que se apoya el techo, aún sin el hormigón. Así pues, el grupo del equipo A que estuvo trabajando allí han madrugado y han venido a Herbón para empezar con ello, y la mayoría de nosotros también hemos ido.

Aún así, debido a ciertos problemas de organización y material no hemos podido empezar hasta las 12.00. Hemos hecho tres grupos de trabajo con el objetivo de optimizar el tiempo y las energías, de manera que dos trabajábamos y uno descansaba. Y así hemos seguido, trabajando duro hasta casi las 17.00, que ya solo faltaba que se secase el hormigón.

A las 16.30, pero, el equipo B hemos dejado la obra para recibir una charla sobre la economía de la ocupación y el boicot al Estado de Israel.

Rápidamente, hemos ido al piso a duchar-nos y arreglar-nos, ya que por la tarde-noche Abu Anan daba una fiesta en su casa a la cual estábamos invitados todos los brigadistas; junto con amigos i vecinos. Así pues, el otro grupo de Jerusalén ha venido y todos juntos hemos ido hacia allí.

La fiesta ha sido bien diferente de lo que estamos acostumbrados. En llegar, nos han separado: los hombres se han quedado en las tierras de fuera de la casa fumando xixa y hablando, mientras que las mujeres han bajado al patio de la casa y han estado bailando con las mujeres árabes que había. Han estado muy contentas y animadas de compartir este baile con nosotras, e incluso alguna de ellas se ha sacado el velo mientras no había cámaras a la vista.

Un rato más tarde hemos pasado a cenar todos juntos (ahora sí!)un arroz con cordero que nos han preparado esta tarde. La fiesta ha continuado con más baile y un pica-pica. Sin embargo, ahora debido a la presencia de los hombres, las mujeres ya no bailaban.

La fiesta ha acabado con una tierna y calurosa despedida acompañada de un pequeño regalo para cada uno de nosotros. Se trata de una taza con la foto de cada uno y la inscripción Heb 2010.

Finalmente, hemos vuelto a Jerusalen y a Hebrón respectivamente a dormir, que hemos terminado cansadísimos.

Hemos terminado nuestro trabajo en la obra!!!

Viernes

Tristes porque esto ya se termina, el equipo B nos hemos levantado pronto, como de costumbre! Unas noticias de última hora nos hacen cambiar los planes iniciales. Nos han dicho que en casa de Abu Anan temen la visita de los colonos, y nos piden la presencia para intentar disuadirlos de hacer nada. El plan inicial era ir a una charla con unos activistas que representan distintas organizaciones israelíes. Dado que también es una actividad muy atractiva, 9 de nosotros han ido a la charla a Jerusalen. Había representación de cuatro entidades: Rabins for Human Rights (Rabinos por los Derechos Humanos), Hadash (Frente Democrático por la Paz y la Igualdad), Breaking the Silence (ex combatientes que han decidido romper con el silencio y explicar sus testimonios) y Refuseniks (jóvenes israelíes objetores de conciencia de ir al ejército). La charla, con Shaul haciendo de moderador, ha resultado muy interesante.

Los que se han quedado en Hebron, no han tenido ningún problema con los colones, suponemos que en parte porque suelen ir hacia el anochecer. Esperamos que en caso que vayan, haya la presencia de los internacionales del ISM (Movimiento de Solidaridad Internacional).

Al mediodía nos encontrábamos ya ambos grupos en Jerusalen, dispuestos a hacer la última comida. Por la tarde, hemos ido a una concentración que tiene lugar cada viernes en el barrio de Sheij Jarrah de Jerusalen. Bajo un sol de justicia, cantidad de gente se manifestaba acompañados de música alegre por la libertad del pueblo palestino.

Aprovechando las últimas horas del día, unos cuantos han ido a ver la casa de Ala, donde han disfrutado de una merienda con la familia y han podido ver los avances de la última semana. El resto, han optado por pasear por el centro de la ciudad, visitar aquello que se había quedado pendiente y hacer las compras de última hora.

Y para acabar, nos hemos encontrado todos para hacer la evaluación de la estancia, que hemos aprendido, que nos ha gustado, que no nos ha gustado y que cambiaríamos. Un rato para compartir experiencias y sentimientos, seguido de la entrega de unos detalles para los coordinadores del campo, en agradecimiento por la organización y el trabajo que hay detrás de todo lo que hemos vivido, así como por todo aquello que nos han enseñado.

Con esto, hemos salido a tomar una cerveza hasta pasado medianoche, hora en que la parte catalana de la brigada se tenía que dirigir hacia el aeropuerto. Calurosas despedidas, llenas de momentos que quedaran para siempre han llenado los últimos minutos en Palestina.

dimecres, 4 d’agost de 2010

Treballem molt & Truita de patates

Avui a l’Equip B ens hem llevat tots una mica cansats després del sopar d’ahir a Ramallah. Tot i així ens hem posat de seguida a l’obra i hem començat a treballar dur. Al centre comunitàri ....

A la casa de l’Abu Annan hem començat a preparar el sotre i a omplir de formigó les columnes que faltàven. Per fer-ho, previament haviem fet la pasta de formigó amb una formigonera, molt divertit. Ara la casa ja comença a cobrar forma i ja no és només un terra. A la foto, fent una pausa merescuda.


A la tarda ens hi hem tornat a posar i gairebé hem acabat de fer el sostre. Com que s’havia d’enllestir per demà, un grup ens hem quedat fins a les 11 de la nit acabant de col·locar les totxanes i les barres d’acer al terrat i així demà ja poder fer l’encofrat. Estem cansats però contents.

A la foto, el Roger i el Jorge després de l'obra, el Jorge amb una gorra de Hamás que li han regalat. Ara ja no la porta.


Després, hem sopat una truita de patates boníssima que han preparat el Jorge i la Juana i hem fumat una xixa explicant-nos acudits.

Hoy el Equipo B nos hemos levantado todos un poco cansados después de la cena de ayer en Ramallah. A pesar de eso, enseguida nos hemos puesto manos a la obra y hemos trabajado duro. En el centro comunitario hemos hecho un poco de todo. Algunos hemos estado pintando, otros han cargando planchas de aluminio para el tejado que ya no servían y por la tarde hemos estado cargando piedras para construir el muro exterior. Además hemos podido presenciar una clase de inglés para las chicas del centro.

En la casa de Abu Anna hemos empezado a preparar el tejado y a llenar de hormigón las columnas que faltaban. Para rellenarlas, antes hemos hecho la pasta de hormigón en una hormigonera, ha sido divertido. Ahora la casa ya empieza a coger forma, ya no es solo un suelo.

Por la tarde hemos vuelto a la obra y hemos terminado el tejado. Como tenía que estar terminado para mañana, algunos nos hemos quedado hasta las 11 de la noche acabandolo del todo, colocando barras de acero y más ladrillos en el tejado, para mañana ya poder hacer el econfrado. Estamos cansados pero contentos.

En la foto, Roger y Jorge después del trabajo. Jorge lleva una gorra de Hamás que le han regalado. Ahora ya no la lleva.

Después hemos cenado una tortilla de patatas riquísima que han preparado Jorge y Juana y hemos fumado una xixa mientras nos contabámos chistes.

Notícias

La brigada surt a les notícies.

dimarts, 3 d’agost de 2010

Betlehem i Ramallah (Dels Refugiats a l'OLP)

Avui, l’Equip B, hem pogut dormir una mica més. No hi havia treball per a nosaltres a les cases i hem decidit anar a visitar el camp de refugiats de Deheisheh, un dels tres camps situats a prop de Betlem. Allí ens hem entrevistat amb el portaveu de Shiraa. Es tracta d’una associació que lluita pel desenvolupament de la comunitat del centre de refugiats: realitza estudis per saber les necessitats de la comunitat i posteriorment organitzen tallers per poder cobrir les necessitats dels diferents grups que la integren. En una població on la taxa d’atur supera el 80%, Shiraa treballa per millorar les aptituds dels refugiats del camp i augmentar les seves possibilitats de trobar treball. Shiraa, a través del seus tallers de circ, informàtica, bordats i pintura de vidre entre altres, és també una manera d’evadir-se dels problemes del camp .
Després de la xerrada explicativa sobre el camp de Deheisheh i la tasca de Shiraa hem donat una volta pel el camp de refugiats. Actualment, i citant les paraules del portaveu de Shiraa, “és un bosc de ciment”. Inicialment, al 48 el camp estava format a base de tendes situades una al costat de l’altra. En una segona etapa en van edificar construccions senzilles de formigó, al mateix lloc on es situava la tenda. Aquestes construccions consistien en una única habitació de 3 x 3 metres on vivien fins a 12 persones. En etapes posteriors, i amb l’arribada de las noves generacions (fills dels refugiats originals) el camp de refugiats va créixer verticalment, afegint pisos a las construccions originals.
Els habitants de Deheisheh decoren les parets exteriors de les cases amb murals que representen diferents aspectes del conflicte.
La UNRWA (United Nations Relief and Works Agency) és una agència de Nacions Unides que s’encarrega d’assegurar els serveis sanitaris i d’educació de les persones refugiades. Al camp de Deheisheh existeix una escola i un centre sanitari per als refugiats sota la tutela de la ONU.
Potser el millor resum del sentiment dels refugiats palestina s’explica en base a la resolució 194 de Naciona Unides que estableix que “els refugiats que desitgin tornar a les seves cases i viure en pau amb els seus veïns se’ls ha de permetre fer-ho tan aviat com sigui possible”; afegeix, a més, que “els refugiats han d’ésser recompensats segons els principis de la llei internacional” i que això “és responsabilitat dels Governs o autoritats competents”; els quals, a més, “han de facilitar la rehabilitació social i econòmica dels refugiats dels refugiats”. Basant-se en aquesta resolució, els palestins refugiats lluiten pel seu dret de retorn, essent aquesta la raó per a la supervivència per al futur. Molts dels refugiats conserven encara (després de tres generacions) les claus de les seves cases abandonades durant la Nakba (1948) i sovint les porten sempre a sobre.
Després de la visita al camp de refugiats de Deheisheh hem anat a Betlem a fer una mica de turisme i a visitar l’Església de la Nativitat. Des d’allí hem agafat un autobús que ens havia de dur a Jerusalem per tal de reunir-nos amb l’equip A i anar cap a Ramallah a una xerrada amb el cònsol de Palestina a Espanya i un membre del Departament de Negociacions de la OLP (Organització per a la Lliberació de Palestina), l’interlocutori en el procés de les negociacions de pau.
Desgraciadament, el nostre viatge a Jerusalem ha sigut més llarg del que esperàvem i hem trigat unes dues hores i mitja per fer uns 10 Km. Hem experimentat l’arbitrarietat de l’exèrcit israelià que no ens ha deixat passar pel check-point en dues ocasions, de manera que hem hagut d’intentar-ho en tres check-points diferents fins que hem pogut creuar el mur.
Finalment hem arribat a Jerusalem i hem viatjat junt a l’equip A a Ramallah. La xerrada amb el representant de la OLP i el cònsol de Palestina a Espanya ha sigut interessant principalment pel fet de conèixer de primera mà la posició de la OLP, els seus arguments i condiciona per a la negociació.
Per acabar el dia hem gaudit d’un sopar a Ramallah, cortesia del cònsol; i després hem tornat a Jerusalem i Hebron.
Demà ens espera un dia dur de treball!
Bona nit des de Palestina!
Visca Palestina lliure! One, two, three, four… Ocupation no more!


Hoy, el equipo B, hemos podido dormir un poco más. No había trabajo para nosotros en las casas y hemos decidido ir a visitar el campo de refugiados de Deheisheh, uno de los tres campos situados cerca de Belén. Allí nos hemos entrevistado con el portavoz de Shiraa. Se trata de una asociación que lucha por el desarrollo de la comunidad del centro de refugiados: realizan estudios para saber las necesidades de la comunidad y posteriormente organizan talleres para poder cubrir las necesidades de los distintos grupos que la integran. En una población donde la tasa de paro supera el 80%, Shiraa trabaja para mejorar las aptitudes de los refugiados del campo y aumentar sus posibilidades de encontrar trabajo. Shiraa, a través de sus talleres de circo, informática, bordados y pintura de vidrio entre otros, es también un vía de escape a los problemas del campo .
Después de la charla explicativa sobre el campo de Deheisheh y la labor de Shiraa hemos dado una vuelta por el campo de refugiados. Actualmente, y citando las palabras del portavoz de Shiraa, “es un bosque de cemento”. Inicialmente, en el 48 el campo estaba formado a base de tiendas situadas una a lado de la otra. En una segunda etapa se edificaron construcciones sencillas de hormigón en el mismo sitio dónde se emplazaba la tienda. Estas construcciones consistían en una única habitación de 3 x 3 metros dónde vivían hasta 12 personas. En etapas posteriores, y con la venida de las nuevas generaciones (hijos de los refugiados originales) el campo de refugiados creció verticalmente, añadiendo pisos a las construcciones originales.
Los habitantes de Deheisheh decoran las paredes exteriores de las casas con murales que representan distintos aspectos del conflicto.
La UNRWA (United Nations Relief and Works Agency) es una agencia de Naciones Unidas que se encarga de asegurar los servicios sanitarios y de educación de las personas refugiadas. En el campo de Deheisheh existe una escuela y un centro sanitario para los refugiados bajo la tutela de la ONU.
Quizás el mejor resumen del semiento de los refugiados palestinos se explica en base a la resolución 194 de Naciones Unidas que establece que “a los refugiados que deseen volver a sus casas y vivir en paz con sus vecinos se les debe permitir hacerlo tan pronto como sea posible”; añade además que “los refugiados deben ser recompensados según los principios de la ley internacional” y que esto “es responsabilidad de los Gobiernos o autoridades competentes”, quienes además “deben facilitar la rehabilitación social y económica de los refugiados”. Basándose en ésta resolución los palestinos refugiados luchan por su derecho de retorno siendo esta su razón para la supervivencia y su esperanza para el futuro. Muchos de los refugiados conservan aún (tras 3 generaciones) las llaves de sus casas abandonadas durante la Nakba (1948) y a menudo las llevan siempre encima.
Después de la visita al campo de refugiados de Deheisheh hemos ido a Belén a hacer un poco de turismo y a visitar la iglesia de la Natividad. Desde allí hemos cogido un autobús que nos tenía que llevar a Jerusalén para reunirnos con el equipo A e ir a Ramallah a una charla con el cónsul de Palestina en España y un miembro del Departamento de Negociaciones de la OLP (Organización para la Liberación de Palestina), el interlocutor en el proceso de las negociaciones de paz.
Desgraciadamente, nuestro viaje a Jerusalén ha sido más largo de lo esperado y hemos tardado unas 2 horas y media para hacer unos 10 Km. Hemos experimentado la arbitrariedad del ejercito israelí que no nos ha dejado pasar el por el check-point en dos ocasiones, de manera que hemos tenido que intentarlo en tres check-points distintos hasta que hemos podido cruzar el muro.
Finalmente hemos llegado a Jerusalén y hemos viajado junto al equipo A a Ramallah. La charla con el representante de la OLP y el cónsul de Palestina en España ha sido interesante principalmente por el hecho de conocer de primera mano la posición de la OLP, sus argumentos y condiciones para la negociación.
Para terminar el día hemos disfrutado de una cena en Ramallah cortesía del cónsul y después hemos vuelto a Jerusalén y Hebrón.
Mañana nos espera un día duro de trabajo!
Muy buenas noches desde Palestina!
Viva Palestina libre! One, two, three, four… Ocupation no more!

dilluns, 2 d’agost de 2010

Matinem

Avui, l'Equip B hem matinat moltíssim; a les 6 del matí ja estàvem a l’obra; tot i així ha estat molt bonic perquè hem pogut veure sortir el Sol a Hebrón. Avui hem anat gairebé tot el grup a la casa de l’Abu Annan, perquè hi havia molta més feina. A la foto podem veure totes les pedres que hem estat carregant aquests dos últims dies i com, finalment, hem aconseguit omplir el gran forat que hi havia. Fan servir aquest mètode de treball perquè reomplir aquest espai amb formigó els resulta molt més costós. Durant aquest matí hem pogut veure des de la llunyania la demolició d’un dipòsit que subministrava aigua a unes 50 famílies. La situació s’agreuja si tenim en compte que els palestins ja pateixen restriccions d’aigua diàriament.

A la tarda hem anat a fer una volta pel centre d’Hebrón i després hem vist els documentals que han fet els nens del centre comunitàri.

Us deixem amb una foto dels que hem anat a aquesta obra i amb una foto de l’Aina de l’abans i el després.


Hoy el Equipo B hemos madrugado muchísimo; a las 6 ya estábamos en la obra. A pesar del madrugón ha sido bonito porque hemos visto el amanecer en Hebrón. Hoy hemos ido casi todo el grupo a la casa de Abu Annan porque había más trabajo. En la foto se puede ver todas las piedras que hemos cargado des de ayer y cómo, finalmente, hemos logrado rellenar el gran hueco que había. Siguen este método porque rellenarlo de hormigón les resulta mucho más costoso. Durante esta mañana hemos podido ver la demolición de un aljibe (un depósito que subministraba agua a unas 50 famílias). La situación se agraba si tenemos en cuenta que los palestinos sufren restricciones de agua diariamente.

Por la tarde hemos ido a dar una vuelta por el centro de Hebrón y después hemos visto los documentales que han hecho los niños del centro comunitario.

Os dejamos con una foto de los que hemos ido a Abu Annan y con una foto de Aina del antes y el después de la obra.

diumenge, 1 d’agost de 2010

Canvi d'aires

Cambio de obra y vuelta al trabajo. Para el Equipo A el despertador suena a las 6 de la mañana (o 5h45 si toca preparar el desayuno), a las 6h30 hay que estar preparados y a las 7 en la obra, hasta las 12h. No siempre cumplimos el horario previsto, pero nos adaptamos a las circunstancias. Lo que no estaba previsto esta mañana es que uno de los grupos tuviera que cambiarse de obra porque los obreros palestinos a los que echamos una mano estaban retenidos en un checkpoint e iban a tardar un poco en llegar. Desgraciadamente, son el tipo de cosas que ocurren aquí. Finalmente llegaron, de modo que acabamos unos 15 en una obra y 5 en la otra. Una mañana de trabajo como cualquier otra y nuestra primera sesión de fabricación de cemento en lo que llevamos de brigada. Por supuesto, acabamos todos ligeramente cementados hasta las cejas. Volviendo al albergue, el momento de la comida ha sido un poco estresante: teníamos apenas un par de horas para comer y prepararnos los veinte miembros del grupo antes de salir camino de Nablus, donde nos esperaba un paseo y un pequeño momento de relajación.

La ciudad de Nablus estuvo prácticamente aislada durante cinco o seis años pues, hasta 2007, sus accesos estuvieron controlados por el check-point más duro que existe en este país. No se conocen exactamente los motivos de su apertura, y, desde entonces, el crecimiento económico de la ciudad ha sido impresionante. Por ejemplo, estuvimos visitando una fábrica de dulces típicos de la zona, ¡en la que nos ofrecieron garbanzos garrapiñados! De hecho, como conmemoración de la apertura del check-point, los pasteleros de la zona crearon un postre llamado knaffe. Es un pastel de queso y pistacho con mucho azúcar. También pasamos por una tienda de especias, de las muchas que hay en la ciudad, y conocimos la larga tradición de fabricación de jabones con aceite de oliva que tiene la zona. Actualmente sólo queda una de las fábricas, pero en su momento fue una industria importante.

Paseando por las calles de Nablus queda patente el recuerdo de los mártires de la Segunda Intifada. Las familias crearon y mantenien altares conmemorativos de su acción. La existencia de estos mártires fue uno de los motivos que empleó el estado israelí en su momento para justificar no sólo la dureza del checkpoint sino también el asedio al que fue sometido la ciudad y la crudeza con la que trataron a sus habitantes. Los israelíes interrogaban con frecuencia a miembros de familias de presuntos sospechosos. Si no encontraban la respuesta que buscaban, el interrogatorio acababa con la demolición de sus casas, con o sin habitantes dentro. Particularmente, pasamos por delante de una casa que fue destruida con diez miembros de una misma familia dentro, incluyendo una mujer embarazada. Cuando llegaron los vecinos a buscarlos, los encontraron detrás de la puerta, como si hubieran estado intentando contenerla para que no cediera ante el ataque. El sospechoso que buscaba el ejército israelí no vivía allí.

A pesar de tener el recuerdo presente de los mártires, diversas organizaciones de la zona están trabajando con niños y jóvenes para intentar que superen los duros años que han pasado en esa zona, intentando educarlos en la cultura de la paz así como formándolos en la historia y cultura de su ciudad. Nablus tiene un rico pasado, en el que durante más de 1000 años años han coexistido pacíficamente comunidades de distintos orígenes y religiones. Una de estas comunidades es la samaritana, un grupo étnico hebreo del que la mayoría de sus miembros viven en esta ciudad, bastante aislados de su entorno.

Para terminar en Nablus, visita y cena en un hamman (baño turco) para recuperar fuerzas. La sesión de 45 minutos nos dejó listos para seguir trabajando al día siguiente. Y, para terminar el día, control de pasaportes en el checkpoint que nos cogía de vuelta a Jerusalén.

Avui ens hem llevat tota la brigada junta, a l’Equip B ara ens tocava marxar de Jerusalem i anar-nos cap a Hebrón. Abans de marxar vam visitar l’esplanada de les mesquites.

A Hebrón ens esperaven al Centre Comunitari el Michael i l’Alex. Vam esmorzar i després el Michael ens va fer una ruta per la part jueva d’Hebrón (H2) i l’Ixa per la part palestina (H1). Ens ha sobtat les diferències entre les dues parts de la ciutat.

La part jueva està totalment deshabitada, en contrast amb la part palestina que està plena de vida i activitat. A més a més cal destacar les reixes del carrer principal que s’han instal·lat com a protecció dels atacs dels colons que ocupen les vivendes superiors, els quals acostumen a llançar pedres, barres, pixats i fins i tot àcids.

Després hem anat a dinar al pis on estem, que està just a la frontera entre H1 i H2 i ja vam anar cap a la obra. El grup que estava a la casa de l’Asmaa i l’Amjad ara treballa en la reconstrucció de la casa de l’Abu Annan i el grup que treballava amb l’Ala ara treballa al centre comunitari. Els de l’Abu Annan han estat fent una cadena de pedres per construir la base de la casa i els del centre comunitari han construït unes escales.

Quan estàvem construint a casa de l’Abu Annan ha vingut un colon israelià i ens vam començar a gravar. Immediatament la noia de la casa, l’Ayed, ha tret una càmera i l’ha gravat a ell també. Instants després el colon ha fet una trucada i ha vingut un altre colon en un cotxe amb sirena i amb un fusil i s’han posat a parlar una estona. Aleshores hem trucat a l’exèrcit i a la policia israeliana per informar del succés, ja que els colons no poden estar en aquesta zona. Les obres que estem realitzant són totalment legals, i així ho ha reconegut l’exèrcit, que s’ha presentat al cap de pocs minuts de rebre la trucada. La policia, en canvi, s’ha presentat després d’una hora i mitja, malgrat que estan a només 2 minuts del lloc dels fets; això és perquè estan de la part dels colons. Al final no ha passat res més i nosaltres hem seguit treballant. Altres internacionals, però, s’han quedat a dormir a casa de l’Abu Annan per si els colons tornaven més tard durant la nit.

Hoy nos hemos levantado toda la brigada junta, al Equipo B ahora nos tocaba irnos de Jerusalén e irnos hacia Hebrón. Antes de irnos hemos visitado la esplanada de las mezuitas.

En Hebrón nos esperaban en el Centro Comunitario Michael y Álex. Hemos almorzado y después Michael nos ha hecho una ruta por la parte judía de Hebrón (H2) e Ixa por la parte palestina (H1). Nos ha impactado las diferencias entre ambas partes de la ciudad.

La parte judía está totalmente deshabitada, en contraste con la parte palestina que está llena de vida y actividad. Además destaca las rejas de la calle principal que se han instalado como protección de los ataques de los colonos que ocupan las viviendas superiores, los cuales acostumbran a arrojar piedras, barras, orines e incluso ácido.

Cuando estábamos construyendo en casa de Abu Annan ha venido un colono isarelí que a empezado a grabarnos. Immediatamente la chica de la casa, Ayed, ha sacado una cámara y lo ha grabado a él también. Instantes después el colono ha llamado y ha aparecido otro colono en un coche con sirena y con un fusil y se han puesto a hablar un rato. Entonces hemos llamado al ejército y a la policía israelí para informar de lo sucedido, ya que los colonos no pueden estar en esa zona. Las obras que estamos realizando son completamente legales y así lo ha reconocido el ejército, el cual se ha presentado pasados pocos minutos de la llamada. La policía en cambio, se ha personado a la hora y media, a pesar de estar sólo a dos minutos del lugar; esto es porque estan más de la parte de los colonos. Al final no ha pasado nada más y nosotros hemos seguido trabajando. Otros internacionales se han quedado a dormir en casa de Abu Annan por cuestiones de seguridad en caso de que volvieran más colonos durante la noche.

dissabte, 31 de juliol de 2010

Tour del 48

Según la ONU, en 2002 había más de un millón de palestinos con el estatus de refugiado viviendo en otros países árabes o en campos de refugiados dentro de la propia Palestina, lo que supone prácticamente las dos terceras partes de la población total. Esta situación es consecuencia de las expulsiones de árabes palestinos llevadas a cabo por el ejército israelí y, en consecuencia, por el estado de Israel durante las guerras de la Independencia Israelí en 1948 y la de los Seis Días en 1967. Pese a ser hechos importantes en la historia del estado de Israel, las causas que llevaron a estas personas a vivir en las condiciones en las que hoy lo hacen no se recogen en el currículo educativo israelí. Así, quien nos guío en la vuelta que dimos por Lifta por la mañana nos contó, entre otras cosas, que él jugaba de pequeño en esas ruinas, pero que no supo nada acerca de su origen hasta que, ya crecidito, se decidió a leer sobre el tema.

La ciudad de Lifta, junto con Deir Yassin, que no la vimos, y otras poblaciones, se encuentra sobre lo que se conoce como el Corredor de Jerusalén, a través del cual la ofensiva israelí pretendió llegar a la ciudad de Jerusalén durante la guerra del 48. Estas ciudades fueron masacradas, siendo sus ciudadanos expulsados de sus casas, su entorno y sus vidas. Actualmente, la zona se ha convertido en un sitio de recreo con una piscina y, ocasionalmente, las ruinas de las casas son ocupadas por personas sin techo. A mediados de los ochenta, el gobierno israelí propuso crear allí un complejo para uso universitario y juvenil, pero no se ha llevado nada a cabo todavía, de modo que las ruinas todavía describen lo que ocurrió allí: casas destrozadas por una bomba que lanzaron en medio del pueblo durante el ataque, otras derruidas usando dinamita … Es duro pasear por allí y ver un paisaje llamativo, sobre todo, por la cantidad de historias que podrían escribirse sobre esas paredes de piedra. Al comienzo de la pista forestal por la que bajamos hay un cartel indicando que esas zonas van a convertirse próximamente en zona natural protegida. En ese caso, la recuperación de sus tierras por parte de los refugiados será prácticamente imposible.

A la tarde tuvimos un par de horas de trabajo en los talleres de sensibilización que pretendemos realizar a la vuelta y, después, tiempo libre, así que nos dedicamos a hacer turismo por Jerusalén y algunas comprillas. Callejear por las calles de la Ciudad Vieja y empaparse de los distintos ambientes es realmente una maravilla. Cenamos por ahí también, y, a la vuelta, asamblea para terminar de ponernos al día los dos grupos de la brigada. El domingo nos volveríamos a separar hasta el martes, intercambiándonos las ciudades y las casas: los de Hebrón van a Jerusalén; los de Jerusalén a Hebrón.

Me quedo con una frase del día: conocer los hechos es necesario para comprender. Las palabras son de Saúl, nuestro guía en Lifta. Él es israelí, y un gran ejemplo de esas personas que son necesarias porque tienden puentes entre extremos, aparentemente, irreconciliables.

divendres, 30 de juliol de 2010

Vídeos de la Manifestació a Bi'lin

Aquí teniu tres vídeos del dia de la Manifestació on va participar la brigada.




Extrets de la web de Bi'lin.

dijous, 29 de juliol de 2010

Ja queda poca per l'equador

El grup d'Hebrón seguim treballant a la casa d'Abu Anan, on ja hi ha l'esplanada on estructurar els ciments, i al centre social, on amb l'ajuda d'un munt de nens i adolescents ja s'ha acabat la teulada, s'està rehabilitant el sostre interior, aixequem els primers maons de la paret d'un magatzem exterior, hem reestructurat el jardí, s'ha fet l'espai per construir unes escales i la plataforma on anirà un contenedor d'escombrarires.

L’Equip B hem començat el dia amb molta energia. Avui és el nostre últim dia de construcció a Jerusalem i volem deixar el llistó ben alt! Com que a la casa de l’Amjad i l’Asmaa hi ha menys feina hem decidit que part del grup d’aquesta casa aniria donar un cop de mà a la casa de l’Ala on sembla que hi ha molta més feina.




Finalment, ha estat un dia dur de treball, ja que a la casa de l’Ala feia falta aixecar les columnes i fer les rases per poder construir les parets interiors de la casa. Després de molt suar hem pogut acabar la feina i hem tingut una bona recompensa. L’Asmaa ens ha preparat el dinar: maclube, arròs amb pollastre, tot un clàssic palestí.

Després de l’àpat ha vingut el merescut descans i poc després hem marxat cap a Ramallah per poder assistir a la xerrada d’ADAMEER, una associació que treballa pels drets humans dels presoners polítics palestins. Sahad Francis, una advocada de l’associació, ens ha fet un repàs sobre la situació, per exemple, ens ha explicat que des de l’ocupació dels territoris palestins per part d’Israel l’any 1967, hi ha hagut més de 700.000 detencions de palestins. Quan un palestí és detingut se’l sotmet a un interrogatori que pot durar fins a 90 dies i es pot prorrogar fins 90 dies més. Durant aquest temps, no se’ls permet tenir contacte amb família i es vulneren molts dels seus drets. En canvi, quan es deté un ciutadà israelià, el període màxim d’interrogatori són 30 dies prorrogable fins 45 dies més. Les tortures i els maltractaments dels detinguts palestins són habituals i sistemàtics, i normalment comencen el primer dia de detenció. Molts dels detinguts, inclosos els nens, expliquen que han estat colpejats, lligats, intimidats, i les dones fins i tot violades amb objectes (ampolles, munició gran, etc.) La Sahad també ens ha explicat els diversos mètodes de tortura emprats pel soldats israelians: fa uns anys eren mètodes molt colpidors i violents. Actualment, però, utilitzen estratègies més subtils que no deixen marca i, per tant, són més difícils de demostrar per als advocats defensors com la Sahad. Alguns d’aquests exemples de tortures serien la deprivació de son climatitzant les cel·les amb temperatures extremes, lligar els presos en postures incòmodes però vetllant per no deixar marques, l’assetjament psicològic per tal de provocar una reacció violenta en el pres i així justificar la pallissa conseqüent, negligència mèdica, etc. La xerrada ha estat molt intensa i tots hem quedat força impactats pels detalls de les tortures i les condicions de vida dels presos.

En tornar de Ramallah hem anat a visitar el Barri ultraortodox de Jerusalem. Hem hagut de fer un passeig ràpid, per no aixecar suspicàcies. Avui hi ha hagut una manifestació en defensa dels drets dels gais les lesbianes, i corríem el risc que els habitants del barri ens identifiquessin amb manifestants i ens increpessin o agredissin. Val a dir, que durant el passeig, hem presenciat la contramanifestació d’aquesta, els impulsors de la qual són els jueus ultraortodoxos que habiten aquest barri. Al entrar al barri hi ha cartells que diuen: “prohibida l’entrada a sionistes”, perquè aquest col·lectiu no reconeix l’estat d’Israel sinó que creu que el tercer temple el construiran al cel i no a la terra; també hi ha cartells que diuen “prohibit entrar amb robes immodestes”, motiu pel qual hi hem anat en màniga llarga i pantalons llargs, no arrapats. Tot i així no hem aconseguit passar desapercebuts, i alguns jueus ultraortodoxos es tapaven la cara en passar pel nostre costat. Aneu a saber què estarien pensant!

Aquest col·lectiu és bastant pobre: viu de donacions i alguns de subvencions de l’estat d’Israel, (malgrat que no el reconeixen). Consagren la seva vida a Déu,no treballen i viuen com si encara estiguessin a la Rússia o la Polònia del segle XVII. Són un col·lectiu molt nombrós i organitzat i tenen molt de poder. No tenen ràdio ni televisió i es comuniquen entre ells mitjançant cartells a les parets del barri.

Per acabar el dia, hem anat a la zona més moderna de Jerusalem, a un pub a fer unes cerveses i unes ballaruques (després de tantes emocions el cos ens demanava “marchaaa, marchaaa, queremos marchaaa, marchaaa!!!”. Hem tornat rendits a l’alberg cap a la una de la matinada, però encara ens quedava una cosa: era l’aniversari de la Clara, i hem celebrat junts el seus 22 anys amb un pastís!!! Ufff quin dia!!!

Demà més i millor!


En el equipo B hemos empezado el día con mucha energía. Hoy es nuestro último día de construcción en Jerusalén y queremos dejar buena impresión! En la casa de Amjad y Asmaa hay menos trabajo y por eso hemos decidido que parte del grupo de esta casa iría a ayudar a casa de Ala donde el trabajo se está acumulando.

Finalmente, ha sido un día de trabajo duro, ya que en la casa de Ala era necesario levantar las columnas y hacer las zanjas para poder construir las paredes interiores de la casa. Después de mucho sudar hemos terminado el trabajo y hemos obtenido una bueno recompensa. Asmaa nos ha preparado la comida: maclube, arroz con pollo, un clásico palestino.

Después del almuerzo ha llegado el descanso merecido i poco después nos hemos ido a Ramallah para poder asistir a la charla de ADAMEER, una asociación que trabaja por los derechos humanos de los prisioneros políticos palestinos. Sahad Francis, una abogada de la asociación, nos ha hecho un repaso de la situación, por ejemplo, nos ha contado que desde la ocupación de los territorios palestinos por parte de Israel el año 1967, ha habido más de 700.000 detenciones de palestinos. Cuando un palestino es detenido es sometido a un interrogatorio que puede durar hasta 90 días i que se puede prorrogar hasta 90 días más. Durante este tiempo, no se permite a los presos tener ningún contacto con su familia y se vulneran muchos de sus derechos. En cambio, cuando se detiene a un ciudadano israelí, el período máximo de interrogatorio son 30 días prorrogable hasta 45 días más. Las torturas y los malos tratos de los detenidos palestinos son habituales y sistemáticos, y normalmente empiezan el primer día de la detención. Muchos de los detenidos, incluso los niños, explican que han sido golpeados, atados, intimidados y las mujeres incluso violadas con objetos (botellas, munición grande…) La Sahad también nos ha contado los diferentes métodos de tortura que los soldados israelís utilizan: hace años eran métodos muy duros y violentos. Actualmente, sinembargo, utilizan estrategias más sutiles que no dejan huella i, que por eso, son más difíciles de demostrar para los abogados defensores como Sahad. Algunos de estos ejemplos de torturas serían la deprivación de sueño climatizando las celas con temperaturas extremas, atar los presos en posturas incómodas pero vigilando de no dejar huella, acoso psicológico para provocar una reacción violenta del preso y así poder justificar la paliza siguiente, negligencia médica, etc. La charla ha sido muy intensa y todos hemos quedado bastante impactados por los detalles de las torturas y las condiciones de vida de los presos.

A la vuelta de Ramallah hemos ido a visitar el barrio ultraortodoxo de Jerusalén. Hemos tenido que dar un paseo rápido, para no levantar suspicacias. Hoy ha habido una manifestación en defensa de los derechos de los gays y las lesbianas, i corríamos el riesgo que los habitantes del barrio nos identificaran con manifestantes y nos increparan o agredieran. Cabe decir que durante el paseo, hemos presenciado la contramanifestación de ésta, los impulsores de la cual son los judíos ultraortodoxos que habitan este barrio. Al entrar en el barrio hay carteles que dicen: “prohibida la entrada a sionistes”, y es que este colectivo no reconoce el estado de Israel sino que cree que el tercer templo se construirá en el cielo y no en la tierra; también hay carteles en los que pone “prohibido entrar con ropa immodesta”, motivo por el cual hemos ido en manga larga i pantalones largos, nada ajustado. Aún así no hemos conseguido pasar desapercibidos, y algunos judíos ultraortodoxos se tapaban la cara al pasar por nuestro lado. ¡Vete a saber qué debería pasárseles por la cabeza al vernos!

Este colectivo es bastante pobre: vi ve de donaciones y incluso algunos de subvenciones del estado de Israel, (a pesar de que no lo reconocen). Consagran su vida a Dios, no trabajan y viven como si todavía estuvieran en Rusia o Polonia del siglo XVII. Son un colectivo muy numeroso y organizado y tienen mucho poder. No tienen radio ni televisor y se comunican entre ellos mediante carteles que encolan en las paredes del barrio.

Para terminar el día, hemos ido a la zona más moderna de Jerusalén, a un pub a tomar unas cervezas i marcarnos unos bailoteos (después de tantas emociones el cuerpo nos pedía “marchaaa, marchaaa, queremos marchaaa, marchaaa!!!”. Hemos regresado rendidos al albergue hacia la una de la madrugada, pero todavía nos quedaba una cosa: era el cumpleaños de Clara, y hemos celebrado juntos sus 22 años con un pastel!!! ¡¡¡Ufff, vaya dia!!!

¡Mañana más y mejor!

dimecres, 28 de juliol de 2010

Drets cívils pels presos




La reconstrucción de las casas sigue su ritmo. Mientras trabajamos vivimos la hospitalidad palestina, que nos ofrece ayuda y nos da compañía.

Hoy, miércoles 28, el grupo de la brigada destinada a Hebrón ha presenciado la conferencia de un miembro coordinador de la ALMID, organización que se dedica a luchar para que se respeten los derechos humanos antes y después de la entrada en prisión de los ciudadanos palestinos. El ponente nos ha proporcionado información general varia sobre el sistema de detención y posteriormente penitenciario, dándonos escalofriantes ejemplos y mostrándose muy crítico en su razonamiento final con las máximas autoridades europeas e incluso palestinas.
El conferenciante nos ha hablado de que entre un 60-70% de la población masculina palestina ha sido detenida alguna vez, debido en parte al hecho de que el actual sistema policial de seguridad y detención se basa mayormente en las premisas ultraconservadoras del mandato británico de 1945, al cual añaden puntos concretos que se amolden a la presente realidad de extrema militarización y control.
De hecho, según el coordinador de la ALMID, actualmente no es necesaria la militancia en ningún colectivo, organización o partido político pro-palestino para ser arrestado, si no que es susceptible de detención cualquier ciudadano palestino que pertenezca a cualquier grupo político o apolítico.
Las detenciones—cuyo número es asombroso por su elevada cifra—se llevan a cabo mediante decisiones militares intransigentes, arbitrarias y desvinculadas a cualquier proceso judicial. El tiempo de arresto e incluso las razones de éste están sujetos a la decisión de cualquier bajo mando militar, el cual no tiene porque justificar sus actos mediante ninguna prueba.
En todo el proceso que va desde los hechos que provocan la detención hasta ésta, el ciudadano palestino sufre una provocación y una violación constante de sus derechos más fundamentales, usándose la tortura física y psicológica en los interrogatorios, entre otras prácticas.
El hecho es que un tanto por ciento muy alto de los arrestados lo es sin motivo aparente alguno y que su condición de palestino es la que le conlleva tal detención.
A partir del relato de casos concretos—con tiempo de encarcelamiento alarmantes, trato abusivo y despótico y motivos de detención injustificados—, el portavoz de la ALAMID ha formulado una crítica a la pasividad de los gobiernos europeos—incluido el español—que no permiten que mediante la vía judicial se haga justicia.

Avui la feina a l’obra de l’Equip B ha estat una mica més relaxada, sobretot a la casa de l’Asmaa i l’Amjad. Aquí, però, hem pogut connectar amb la dona i els tres fills. Hem esmorzat tots junts passant una bona estona. A la casa de l’Ala hem estat treballant en els pilars i ja tenim les parets pujades, estem molt contents perquè la cosa va que vola i ja comença a tenir forma de casa.


En aquesta foto es veuen l'Asmaa i les seves dues filles, Yasmine i Mona amb l'Anna, l'Aina i l'Elena a la casa.

Un petit grup de psicòlogues i un metge; la Neus, l’Esther, la María i el Roger, no han anat a l’obra perquè havien quedat amb la Susana, una psicòloga que treballa reforçant el sistema de salut mental públic, assessorant els professionals autòctons que treballen en l’àmbit. Sobretot treballen amb la resiliència (que fa referència a la capacitat de tornar al teu estat original després d’un trauma o situacions d’estrès sostingut). L’experiència ha estat enriquidora i molt interessant i deixa la porta oberta a dos nous projectes que volem dur a terme.

Un petit grup s’ha reunit amb un representant de l’Autoritat Nacional Palestina a la Mukata a Ramallah.

A la tarda hem viatjat a Nablus a conèixer la ciutat. Hem fet un tur amb un guia local. Nablus és una ciutat poc turística i té una ciutat antiga molt animada i amb molta història. La història més recent està marcada per les dues últimes intifades. Després ens hem relaxat a un Hammam (Bany Turc) on vam menjar un sopar deliciós.





Això és tot per avui, bona nit des de Palestina de part de tots!

dimarts, 27 de juliol de 2010

L'aventura continua




2n Dia a l'obra:

Hebrón:


Construir en Palestina tiene una dificultad relativa. Mientras los colonos suelen instalarse allí donde más les apetece y disfrutan rápidamente de la protección del Ejército israelí, muchos palestinos están obligados a pedir permiso a la administración israelí para construir su casa. Cualquier excusa sirve entonces para no autorizar la obra. Son muchos, pues, los palestinos que construyen su casa bajo la amenaza de una posible demolición de ésta.


La brigada no ha necesitado demasiados días para constatar que la construcción de casas palestinas no es tarea fácil. Siempre puede aparecer una patrulla de jóvenes militares con confusas órdenes. Hoy, en una de las cuatro obras, un jeep militar de la brigada Nahal del Ejército Israelí (la misma que hace unas semanas bailaba provocativamente en Hebrón un hit comercial durante la hora del rezo musulmán) ha retenido durante 20 minutos al grupo de trabajo, sin dejarle abandonar la zona. El coordinador de la obra, Meir Margalit, de nacionalidad israelí y que de joven hizo el servicio militar en la misma brigada, les preguntó sobre la necesidad de retener al grupo. La respuesta fue la ya conocida “Solo cumplimos órdenes”. Meir fue hábil al comparar la respuesta con “ciertas frases que sonaban en los años ‘30”. No le sirvió de mucho; finalmente la orden llegó y fue contundente: quedaba detenido por encontrarse de manera “ilegal” en territorio palestino. El resto del grupo quedábamos “libres”. No obstante, relativamente poco tiempo después, Meir aparecía tranquilamente caminando con una tranquilizadora sonrisa y nuestra comida en las manos. El asunto se resolvió de una manera tan simple como absurda: los soldados recibieron una contraorden para acudir a otro lugar y decidieron que dado que los únicos teóricamente autorizados para detener a un ciudadano con nacionalidad israelí son los policías palestinos (a los cuales ya habían dado el correspondiente aviso), podían marcharse “confiando” en que Meir esperase pacientemente la llegada de los mismos. Como era de esperar, nuestro coordinador no esperó a ver si esto sucedía.


Como internacionales hemos podido comprobar cómo la normalidad en Palestina puede ser identificada con una situación que a nuestros ojos resulta de una esquizofrenia absoluta.


Por la tarde viajamos hasta Belén, donde tras visitar la ciudad, iglesia de la Natividad incluida, nos dirigimos al campo de refugiados de Shiraa. Al entrar en el campo y pasear por sus grises y estrechas calles , los mismos refugiados nos cuentan como 15.000 palestinos del 48 desplazados de sus casas y pueblos , viven en un kilómetro cuadrado, en condiciones bastante desfavorables ; la escasez de agua (por cada tres litros de agua subministrado a una vivienda israelí los palestinos cuentan con una tercera parte) y la carencia de recursos son características propias de su día a día. La visita finaliza en el “shiraa comunitary center” , un centro que fomenta por un lado la inclusión en el mercado laboral de mujeres a través de acabados textiles y talleres de cocina, y por otro realiza una importante labor educativa y social con jóvenes a través de diversas vías. En el circo de hirmara niños y niñas aprenden acrobacias y técnica de clow, en el shiraa dabka team se fomenta la identidad palestina y el arte a través de la música , en el shiraa acting group realizan y escriben obras que reflejan sus propias vidas dentro del campo de refugiados, el shiraa athletics group donde se realizan diversas actividades deportivas , y el shiraa school for wall painting donde potencian su faceta mas artística pintando diversos murales en las calles que dan al campo un poco de color a sus grises paredes. Acabamos la visita con una espectacular muestra culinaria que las mujeres han cocinado para nosotros.

Avui l'Equip B, com ahir, ens hem despertat ben d’hora i a les 7h ja estàvem treballant. Les obres avancen a bon ritme i tot va sobre rodes. Poc a poc, la relació amb les famílies i els treballadors es fa més fluïda i natural.

El més significatiu del matí han estat les entrevistes que uns companys han fet a l’Asmaa (la dona de la casa del primer grup) i a l’Ala (l’home de la casa del segon grup). Aquestes entrevistes formen part del treball de sensibilització d’uns quants brigadistes. Ens han dit que les entrevistes han estat molt profitoses i plenes de sentiment.

Després de dinar hem tingut la sort de comptar amb la presència de la Lubna Masarwa, activista del Free Gaza Movement i una de les organitzadores de la Flotilla de la Llibertat. Ens ha explicat l’evolució del Free Gaza Movement amb les diferents experiències que han tingut, fins arribar a l’organització de la Flotilla. Així mateix, ens ha explicat les seves tràgiques vivències a bord del Mavi Marmara i el seu trist desenllaç. El seu relat ens ha impactat a tots, tant és així que se’ns fa difícil plasmar les nostres emocions amb paraules.

Des d’aquí volem agrair l’esforç que la Lubna ha fet explicant davant d’un grup per primera vegada la seva experiència tant recent i dolorosa.



2º Día en la obra:

Hoy el Equipo B, como ayer, nos hemos despertado muy temprano y a las 7h ya estábamos trabajando. Las obras adelantan a buen ritmo y todo va sobre ruedas. Poco a poco, la relación con las familias y los trabajadores se hace más fluida y natural.

Lo más significativo de la mañana han sido las entrevistas que unos compañeros han hecho a Asmaa (la mujer de la casa del primer grupo) y a Ala (el hombre de la casa del segundo grupo). Estas entrevistas forman parte del trabajo de sensibilización de unos cuántos brigadistas. Nos han dicho que las entrevistas han sido muy provechosas y llenas de sentimiento.

Tras comida hemos tenido la suerte de contar con la presencia de la Lubna Masarwa, activista del Free Gaza Movement y una de las organizadoras de la Flotilla de la Libertad. Nos ha explicado la evolución del Free Gaza Movement con las diferentes experiencias que han tenido, hasta llegar a la organización de la Flotilla. Asimismo, nos ha explicado sus trágicas vivencias a bordo del Mavi Marmara y su triste desenlace. Su relato nos ha impactado a todos, de tal forma que se nos hace difícil plasmar nuestras emociones en palabras. Des de aquí queremos agradecer el esfuerzo que Lubna ha hecho para explicar, por primera vez a un grupo, su experiencia tan reciente y dolorosa.

dilluns, 26 de juliol de 2010

Comencem a construir a Jerusalem Est i a Hebrón




DIA 1
Avui era el primer dia de treball! Ha començat molt aviat! A les 5.30h ja obriem ulls. Just després d'esmorzar ens hem dividit en dos equips, un treballarà la primera setmana a Hebrón (Equip A) i el segon treballarà la primera setmana a Jerusalem-Beit Hanina (Equip B), i la segona setmana viceversa.

DÍA 1
Hoy era el primer día de trabajo! Ha empezado muy pronto! A las 5.30h ya abríamos los ojos. Después de desayunar nos hemos dividido en dos equipos, uno trabajará la primera semana en Hebrón (Equipo A) y el segundo trabajará en Jerusalem-Beit Hanina (Equipo B), la siguiente semana será al revés.

L'Equip A abans de les 7.30h ja estavem esperant per entrar a l'explanada de les mesquites. Ahir vam fer un recorregut força exploratori per Jerusalem i això ens havia quedat pendent. A les 8 hem marxat cap a Hebrón mentre els de Jerusalem ja estaven de ple a les seves obres. Després d'instal·lar-nos, hem anat a conèixer el centre social Heb2, on el Mich'ael ens ha ajudat a entendre una mica més el conflicte del país i més concretament la situació de la ciutat. També hem anat a conèixer tant la part palestina com la israeliana d'Hebron. I sí! Després (sembla una eternitat però només eren les 17h) hem fet els deures brigadistes: hem començat les dues obres. Uns, al centre social reparant-ne algunes parts, els altres, preparant la terra del terreny d'una familia palestina per començar a posar demà els ciments. I ja extenuats i plens de pols, però un pel més coneixedors d'aquestes terres i feliços de l'experiència, hem anat a sopar i ens preparem per dormir! Na nit...


El Equipo A antes de las 7,30h ya estábamos esperando para entrar en la esplanada de las mezquitas. Ayer hicimos un recorrido bastante exploratorio por Jerusalem y esto nos había quedado pendiente. A las 8 uno de los grupos nos hemos ido a Hebrón mientras los de Jerusalem ya estaban en en sus obras respectivas. Después de instalarnos, hemos ido a conocer el centro social Heb2, donde Mich'ael nos ha ayudado a entender un poco más el conflicto del país y más concretamente la situación de la ciudad. También hemos ido a conocer tanto la parte palestina como la israeliana de Hebrón. Y sí! Luego (parece una eternidad pero solo eran las 5h) hemos echo nuestros deberes brigadistas: hemos empezado las dos obras. Unos, en el centro social rehabilitandolo, los otros, preparando el suelo del terreno de una família palestina para empezar a poner mañana los cimientos. Y ya agotados y llenos de polvo, pero un poco mas ilustrados sobre estas tierras y felices de la experiéncia, hemos ido a cenar y nos preparamos para dormir. Buenas noches...

L'Equip B, cap a les 7 del matí ja estàvem treballant, començant la feina. Dividits en dos grups, el primer grup reconstrueix una casa que va ser enderrocada però s’han trobat que no la començaven de zero sinó que ja hi havia un espai habilitat on estaven vivint fins ara. En canvi, el segon grup construeix una casa de la qual només se n’aprofiten els fonaments i part del terra de la casa que hi havia hagut. Han estat unes hores de feina molt dures però han valgut la pena. Com a grup hem treballat molt bé: es respira bon ambient, molta col·laboració i bon rotllo en general.

Després de dinar hem fet un tour per Jerusalem Est i en Meir (líder del Meretz i membre de l’ICAHD) ha estat el nostre guia de luxe.

En primer lloc, hem anat a veure el Sheih-Jaerrah que és un dels barris on el conflicte es fa més palès. És un barri que abans del 1967 pertanyia a Jordània i on vivien famílies àrabs. Israel reclama la propietat de les cases construïdes abans del 1948 al·legant que durant l’Imperi Otomà eren seves. Els israelians van aportar proves documentals que recolzaven el seu argument. El Sistema Judicial israelià va fallar a favor dels Jueus. En conèixer la sentència, els palestins van reclamar que els retornessin les propietats de la Zona Oest de la ciutat, on havien hagut d’abandonar les seves cases. Els palestins, com que no tenien el costum de registrar les seves propietats, no tenien papers per demostrar que abans del 1948 vivien a les seves terres. I basant-se en això el Sistema Judicial Israelià els va denegar la propietat.

Els jueus estan emparats per la llei per anar a viure a Sheih-Jaerrah hi estan construint assentaments a tot el barri fent fora de les seves cases a gent que hi estava vivint.

Hem pogut escoltar el testimoni directe d’un dels palestins afectats per la política sionista, en Nabil El Kurt. És el propietari d’una casa construïda l’any 2000 sense permís, pel simple fet de ser palestí. Els jueus, tot i les clares evidències de ser una casa nova, el van fer fora a ell i a la seva família, sense donar-li l’oportunitat de dormir-hi ni una sola nit. El cas està en mans dels tribunals. Els seus documents no s’han tingut en compte, i mentrestant en Nabil i la seva família viuen com poden a la casa del darrere que havia quedat petita (cosa que va motivar la construcció de la nova) i al jardí de la casa, havent de conviure sovint amb els guardes (que pel que ens han explicat són els propis colons amb uniforme de guàrdia).

Tot seguit hem anat a un mirador des d’on es veia l’assentament israelià més gran de Palestina. Rep el nom de Maale Adumim. Ens sobta que tot just al davant trobem un poblat palestí, A-Zaim (ja fora de les fronteres de Jerusalem). Està habitat per palestins que tenien la categoria de residents a Jerusalem, però que vivien amb inquietud sobre quant de temps podrien continuar vivint en les seves cases. En aquest barri se’ls assegurava que tot i no tenir permís de construcció, no correrien el risc de perdre el seu habitatge. Segons la llei israeliana quan un resident deixa de viure a Jerusalem perd la condició de resident. Moguts pel desig de tenir una llar i el menor risc de perdre-la, s’hi traslladen sense saber que estan travessant els límits de Jerusalem i que això pot suposar el fet de perdre la categoria de residents, veient-se així molt limitada la seva entrada a la ciutat.

A continuació ens hem endinsat una mica més en el Turó de les Oliveres fins un mirador des d’on teníem una bona visió panoràmica dels monuments més representatius de la ciutat de Jerusalem i de la seva història religiosa.


Per acabar amb la visita, ens hem acostat al mur. Aquest sí que és un mur de lamentacions. En Meir ens ha explicat tot el que suposa el mur per la vida dels palestins que van quedar exclosos de Jerusalem. Hem quedat impressionats per la magnitud de la tragèdia: el mur de ciment és enorme, més de set metres d’alçada coronats per un reixat punxant i electrificat, deixen atònit a qualsevol. I encara més, si s’alça la vista es descobreixen nombroses càmeres de videovigilància que observen tot el que passa a ambdós costats del mur... Una de les frases més gràfiques de’n Meir és que “el mur ha produït més terroristes dels que ha aconseguit frenar”.

Hoy, el Equipo B, ha empezado temprano, y hacia las 7 de la mañana ya estábamos empezando el trabajo. Divididos en dos grupos, el primero reconstruye una casa que fue demolida pero no han tenido que empezar de cero sino que ya había un espacio habilitado dónde estaban viviendo en ahora. En cambio, el segundo grupo construye una casa de la cual sólo se pueden aprovechar los cimientos y parte del suelo de la casa que hubo allí. Han sido unas horas de trabajo muy duras pero han valido la pena. Como grupo hemos trabajado muy bien: se respira buen ambiente, mucha colaboración y buen rollo en general.

Tras comida hemos hecho un tour por Jerusalén Este y Meir (líder del Meretz y miembro del ICAHD) ha sido nuestro guía de lujo.

En primer lugar, hemos ido a ver el Sheih-Jaerrah que es uno de los barrios dónde el conflicto se hace más patente. Es un barrio que antes del 1967 pertenecía a Jordania y dónde vivían familias árabes. Israel reclama la propiedad de las casas construidas antes del 1948 alegando que durante el Imperio Otomano eran suyas. Los israelíes aportaron pruebas documentales que apoyaban su argumento. El Sistema Judicial israelí falló a favor de los Judíos. Al conocer la sentencia, los palestinos reclamaron que los devolvieran las propiedades de la Zona Oeste de la ciudad, dónde tuvieron que abandonar sus casas. Los palestinos, no tenían la costumbre de registrar sus propiedades, y por eso no tenían papeles para demostrar que antes del 1948 vivían en sus tierras. Y basándose en esto el Sistema Judicial Israelí les denegó la propiedad.

Los judíos están amparados por la ley por ir a vivir a Sheih-Jaerrah y están construyendo asentamientos en todo el barrio desalojando de sus casas a la gente que vivía en ellas.

Hemos podido escuchar el testigo directo de uno de los palestinos afectados por la política sionista, Nabil El Kurt. El es propietario de una casa construida sin permiso (por el simple hecho de ser palestino) el año 2000. Los judíos, a pesar de las claras evidencias de tratar-se de una casa de nueva construcción, lo desalojaron junto a su familia, sin darle la oportunidad de dormir ni una sola noche en la casa. El caso está en manos de los tribunales. Sus documentos no se han tenido en cuenta, y mientras Nabil y su familia viven cómo pueden en la casa trasera que había quedado pequeña (cosa que motivo la construcción de la nueva) y en el jardín, teniendo que convivir a menudo con los guardas (que por lo que nos han explicado son los propios colonos con uniforme de guardia).

Acto seguido hemos ido a un mirador des de dónde se veía el asentamiento israelí más grande de Palestina. Recibe el nombre de Maale Adumim. Nos ha sorprendido que justo en frente encontramos un poblado palestino, A-Zaim (ya fuera de las fronteras de Jerusalén). Está habitado por palestinos que tenían la categoría de residentes en Jerusalén, pero que vivían con inquietud sobre cuánto tiempo podrían continuar viviendo en sus casas. En este barrio se les aseguraba que aún sin tener permiso de construcción, no correrían el riesgo de perder su vivienda. Según la ley israelí cuando un residente deja de vivir en Jerusalén pierde la condición de residente. Movidos por el deseo de tener un hogar y el menor riesgo de perderlo, se trasladaron sin saber que estaban atravesando los límites de Jerusalén y que esto puede suponer el hecho de perder la categoría de residentes, viéndose así muy limitada su entrada a la ciudad.

A continuación nos hemos adentrado algo más en el Monte de los Olivos hasta un mirador des desde dónde teníamos una buena visión panorámica de los monumentos más representativos de la ciudad de Jerusalén y de su historia religiosa.

Por terminar con la visita, nos hemos acercado al muro. Este sí que es un muro de lamentaciones. Meir nos ha contado que es lo que supone el muro para la vida de los palestinos que quedaron excluidos de Jerusalén. Hemos quedado impresionados por la magnitud de la tragedia: el muro de cemento es enorme, más de siete metros de altura coronados por alambres de pinchos electrificados, dejan atónito a cualquiera. Y todavía más, si se levanta la vista se descubren numerosas cámaras de videovigilancia que observan todo el que pasa a ambos lados del muro... Una de las frases más gráficas de Meir es que “el muro ha producido más terroristas de los que ha conseguido frenar”.