No més complicitats amb Isrel

divendres, 30 de setembre de 2011

Final feliç

Viernes 30 de Septiembre

Hoy hemos estado trabajando mañana y tarde en las casas para dejarlas lo más terminadas posible. Como es viernes, no había obreros ayudando, pero los jefes de obra sí que ayudaron en Sheir Jarack.

La casa de Nuanmar se entregará en un par de días al dueño.

Es importante explicar la urgencia de construir y entregar rápido las casas a las familias, para que puedan demostrar que viven dentro.

Si los israelíes van a ver la casa y no hay aún no hay nadie viviendo en ella, el proceso de emisión de la orden de demolición y la ejecución de la misma es muy rápido.

Si por el contrario ya hay una familia viviendo se inicia un proceso judicial que puede durar años.

A la familia de Nuanmar ya le han tirado la casa un par de veces (y hay 8 hijos), y en Sheir Jarack una vez (tienen 3 hijos).

Cada equipo ha estado trabajando por la mañana en una casa y hemos ido a comer todos juntos a Sheir Jarack. La mujer de la casa nos ha hecho la comida, hemos sido los primeros en comer entre esas cuatro paredes.

Por la tarde hemos estado pintando la casa y limpiándola.

Había un ambiente festivo con muchos niños y familiares ayudando.

Le compramos algunas chuches a los niños y estuvimos cantando para animarlos. Al final, empezamos a improvisar una batucada con materiales de la obra, y algunos niños nos ayudaron con los ritmos, tremendo momento.

Al final nos agradecieron el esfuerzo, hubo muchos abrazos, besos y alguna lagrimita.

La melancolía empieza a invadirnos, aunque necesitamos volver a casa a recuperar fuerzas, algo de nosotr@s se va a quedar aquí.

Por la noche realizamos una última asamblea (cuánto daño a hecho el 15M ;P) para realizar una evaluación del campo de trabajo (puntos a mejorar y puntos positivos), el aspecto positivo más veces comentado es el humano, tanto por nuestros increíbles coordinadores del ICADH, los de casa y por el maravilloso equipo de trabajo que hemos formado. Es difícil de creer que en 15 días tan intensos no halla habido roces, y que nos hallamos complementado y potenciado tan bien.

Fuimos a cenar fuera pizza y otras cosillas (nos sale el hummus por las orejas).

Después salimos por ahí, qué raritos son los bares de izquierdas y su gente en Israel, que rarita la música, y vaya bailes que se marcaron los componentes de la brigada...

Mañana veremos la explanada de las mezquitas, compraremos algunos regalillos y pasaremos la frontera. Rezar por que no encuentren las fotos, libros, palestinos y banderas, porque algun@s no nos sentimos muy preparados para un interrogatorio.

Nos vemos en España (y Catalunya).

Free, free Palestine!!!

dijous, 29 de setembre de 2011

Construcció i xerrada amb en Jeff Halper

Hoy estuvimos trabajando en las casas por la mañana. La dificultad para hacer llegar los materiales ha retrasado un poco la obra, así que sólo podemos entregar terminada una casa, y eso trabajando mañana durante todo el día.

Nos comentaron los obreros que ayer en un checkpoint no les dejaron pasar las placas para el techo, así que tuvieron que cogerlas a mano y llevarlas colina arriba, colina abajo hasta la casa.

Por otra parte hoy es el año nuevo judío, así que con las fiestas los almacenes de material estaban hasta arriba de pedidos y no llegaron suficientes ladrillos y material para cemento en los días previos.

Se va notando el cansancio (alguno sufrimos una ligera “pájara”), la falta de sueño, el no tener un minuto libre...pero también se va acercando el final y nos da pena irnos.

Después de comer fuimos a una radio de Roberto llamada Muakauama (resistencia en árabe, aunque no estoy segura si se escribe así). Entrevistó a Ana Sol, David y Enrique.

Hablaron sobre el proyecto, las vivencias y experiencia que nos llevamos, y el proceso de sensibilización que vamos a realizar en España (y que espero que tod@s sigáis, ya os informaremos de las actividades en las distintas ciudades)

Al salir de la radio fuimos a la nueva sede del ICADH y tuvimos una reunión con Jeff Halper, director del mismo.

Nuestro viaje se ha organizado desde una serie de organizaciones españolas (y catalanas) en contacto con ésta organización de resistencia civil no violenta israelí.

Se dedican sobre todo a la reconstrucción de casas como protesta política, a mapear los asentamientos de colonos y a mostrar el plan preciso y absolutamente ilegal según la normativa internacional del estado israelí para ganar más terrenos a los palestinos.

Nos contó la historia del ICADH, su visión de la ocupación y las inquietudes respecto al futuro. (Si hay tiempo, publicaremos la trascripción de la entrevista a la vuelta).

Es una persona muy inteligente, preparada, con una cabeza muy bien ordenada y unos valores impecables, os invitamos a leer más sobre ésta organización en internet (ICADH.org)

Volvimos al hostal y realizamos la última asamblea para preparar la vuelta en el aeropuerto, las actividades en España (y Cataluña).

Tras la cena : hummus, crema de berenjena, pita y resto de alimentos que llevamos desayunando comiendo y cenando 10 días, nos tomamos algo en un bar y nos fuimos a la cama.

Mañana más.

dimecres, 28 de setembre de 2011

Construcció i Betlehem

Avui ens hem pres un dia lliure de l’obra per fer una mica de turisme polític. Al matí hem fet un tour de Breaking the Silence per Hebrón. Aquesta és una organització creada el 2004 per antics soldats (aquí la mili és obligatòria durant 3 anys per als nois i 2 per les noies, i fins als 50 anys has de fer un mes en total), que arrepentits de les seves accions i abusos com a membres de l’exèrcit ara expliquen als israelians tot el que van fer i el que passa a Cisjordània. La població jueva no coneix res de la problemàtica de l’ocupació, i creu cegament que tot és per motius de seguretat i protecció.

Hebrón és l’única ciutat de Cisjordània amb colons al centre de la propia ciutat; hi viuen 170.000 palestins controlats per 800 soldats. Per la “seguretat” dels colons, la ciutat ha estat dividida en duesparts: H1, que és palestina, i H2, que és israeliana; per això hi ha carrers prohibits per uns i per altres, i conseqüentment, el que abans era el centre de la ciutat ara no és més que un carrer fantasma. Aquesta separació també es pot veure en els carrers tancats per grans murs de formigó i en un petit mur que divideix el carrer en una petita franja per als peatons palestins, i la major part per a la circulació de cotxes i vianants israelians.

Una altra forma de control són els checkpoints. Entre dins de la ciutat i els seus voltants n’hiha un centenar. Mentres fèiem la ruta en vam haver de creuar varis, però el que permetia l’entrada al barri palestí el vam passar sols, sense els nostres guies, ja que a ells no els està permesa l’entrada. Un dels assentaments d’Hebrón dóna al mercat, i els colons aprofiten per llançar deixalles, detergent i orina als carrers palestins, que han hagut de ser protegits amb reixes.

Per tot això i la complicada vida a la ciutat, el 22% de la població ha acabat marxant i qui no ho ha fet ha estat perquè no s’ho ha pogut permetre.

A la tarda hem anat al camp de refugiats de Dheseisheh, a Betlem, on viuen els refugiats palestins del 48 i tots els seus descendents, que encara esperen tornar a casa. Estan sota la responsabilitat de l’ONU, però al final ningú se’n preocupa. El camp no té espai per expansionar-se, i actualmente viuen 15.000 persones en 1 km2. Moltes parets del poble estan pintades amb grafitis protesta per donar una mica de color al camp, on no hi poden créixer arbres per la falta d’espai, i per recordar els seus màrtirs i exigir el retorn a les seves terres.

Al vespre hem anat a la ciutat de Betlem, i hem pogut entrar a l’església de la nativitat, que és on suposadament va néixer Jesús.Després hem aprofitat per fer compres. Allà alguns han triomfat jugant amb els nens de la ciutat, i fins i tot ens han regalat un arc de cupido amb els colors de palestina per enamorar-nos encara més d’aquesta terra.

Hem acabat la nit a la Terrassa amb una bona shisha i algunes cançons.

dimarts, 27 de setembre de 2011

Día 7. Visita a la región de Galilea

Tras una noche conviviendo con los insectos autóctonos (hubo algún que otro sobresalto relacionado con arañas e insectos varios) nos levantamos dispuestos a continuar nuestra aventura.

Nos subimos en el autobús (o guagua) y partimos hacia la región de Galilea. Atrás dejamos el Valle del Jordán hasta llegar a nuestra primera parada: Sakhnin, uno de los intentos más significativos de convivencia entre árabes y judíos.

Nos encontramos con Hassia, una activista israelí que participa en la ONG SIKKUY (www.sikkuy.org.il) que, tal y como nos explicó se dedica a promover la igualdad entre árabes y judíos, a luchar contra la sangrante discriminación que existe, etc. Hassia insistió en que recorriésemos parte de la ciudad a pie para poder visualizar mejor la caótica infraestructura de las calles de los barrios árabes (ya que normalmente se les deniega el permiso de construcción). En esta ciudad los judíos se organizan en comunidades que se autoadministran para así conseguir un aislamiento de la población árabe. Si cualquier persona desea vivir en dichas comunidades tendrá que solicitar un permiso a la administración de dicha comunidad y ésta se lo podrá denegar o aceptar sin tener que justificar su decisión.

Más tarde visitamos un cementerio árabe antiguo en el que la ONG Sikkuy construyó una valla metálica alrededor del mismo, la peculiaridad es que la decisión de poner la valla fue fruto de la interacción entre árabes y judíos; puesto que tomaron esta decisión conjunta tras unos encuentros organizados por esta asociación.

Nos despedimos de Hassia y partimos a comer en el restaurante de unos palestinos cristianos de un pueblo cercano. Después de esta parada nos dirigimos al pueblo de Bir´im.

La administración de esta región de Galilea declaró a Bir’im zona verde pero en realidad es un antiguo pueblo palestino, ahora en ruinas. En él se pueden apreciar medio centenar de casas derruidas o destruidas. Allí nos habló Naheida, una antigua habitante de este pueblo que nos relató la dramática expulsión que sufrieron a manos del ejército israelí. A raíz de la expulsión la mitad del pueblo se fue a vivir, a un pueblo vecino (a unos 4km) y la otra mitad de la población se fue a vivir a un pueblo del sur del Líbano. Su familia intentó volver en varias ocasiones y el ejército se lo impidió hasta que éste tomó la decisión de bombardear el pueblo; este suceso fue especialmente trágico debido a que los habitantes del pueblo vecino podían ver cómo sus antiguas casas eran destruidas. Esta misma historia se ha repetido en multitud de antiguos pueblos palestinos que estarían situados en lo que ahora es Israel.

Nuestro viaje de vuelta a Jerusalén fue largo y llegamos muy cansados, apenas cenamos nos fuimos a dormir porque al día siguiente tocaba currar.

Esto es todo por hoy amigos y amigas. Hasta mañana

dilluns, 26 de setembre de 2011

8è dia: Construcció + Betlehem

El dilluns al matí vam tornar a la feina de les cases després del cap de setmana a la Vall del Jordà i la Galilea.

El grup que estem construïnt a Sur Baher vam arribar i vam trobar que els treballadors palestins havien avançat molt durant el cap de setmana. La nostra feina va consistir en ajudar als tres mestres d'obra palestins a pujar les parets i tabics de la casa. També vam netejar els voltants de la casa per facilitar l'accés.

El grup que contrueix a Noaman no tenien tots els materials per continuar construïnt de manera que no van treballar molt. Basicament van netejar l'entorn de la casa i apropar alguns materials que ja tenien. La casa de Noaman està molt més avançada.

Dilluns era l'últim dia que treballava cada grup a la casa inicial, ja que dimecres (següent dia de treball a l'obra) canviarem de casa: Els que han estat treballant a Noaman aniran a Sur Baher i a l'inversa.

Després vam a tornar a dinar a l'Hostal i ens esperava un magnífic arròs amb pollastre.
En acabar vam tenir una estona de temps lliure fins les 5 de la tarda que vam aprofitar per fer migdiada, sobretaula o comprar dolços i regals per a les famílies.


A la tarda vam anar a Betlehem a entrevistar-nos amb un membre de la OAP (Organització per l'Alliberament de Palestina) i diputat al Parlament palestí per Al-Fatah: Fayez A. Saqqa.
Durant més d'una hora vam estar conversant de forma molt directa amb ell sobre l'actualitat i la problemàtica palestina. Ell havia estudiat Geologia a la Universitat Complutense de Madrid i parlava castellà, això va facilitar un diàleg més directe i durant tota l'estona es va mostrar obert a parlar de qualsevol tema.

Mireu la galeria de fotos que l'hem actualitzat!

diumenge, 25 de setembre de 2011

Bilin!

Hoy puede haber sido uno de los días que vaya a dejar más huella en nosotros.

Salimos a las 10 hacia de pueblo de Bi´lin. En esta villa se celebra todos los viernes una manifestación contra el muro, la más conocida internacionalmente. Cuando llegamos, una familia nos abrió su puerta y nos invitaron a un té mientras nos mostraban lo que habían sido y las consecuencias que habían tenido las manifestaciones en los últimos 7 años.

En ellas murió hace dos años un joven llamado Bassel por un impacto de una bomba de humo del ejército israelí en el pecho, y tan sólo hace un año su hermana murió por intoxicación con otra bomba de humo.

El muro arrebató al pueblo sus tierras agrícolas. Hace 4 años la corte de justicia israelí reconoció la ilegalidad del trazado del mismo al no coincidir con las fronteras marcadas en 1967. Aunque el ejército como en otros muchos casos, hizo caso omiso de la misma.

Gracias a la resistencia no violenta de esta protesta por parte del pueblo y al apoyo internacional recibido, hace tres meses el vallado se movió 400 metros hacia atrás. Pero en su lugar se construyó ese monstruo de hormigón que hace muy difícil esperar nuevos éxitos que posibiliten la total recuperación del suelo robado. Y así conseguir por fin un poco de normalidad en sus vidas.

Comenzamos la manifestación rodeados de gentes del pueblo y periodistas cargados de globos y banderas palestinas y avanzamos hacia el muro con consigas en contra de la ocupación y pro-palestinas. Al llegar en lo alto del muro nos esperaban varios militares.

Los palestinos se acercaron al alambrado previo al muro y le ataron globos con su bandera a la vez que la agitaban. Además quemaron una bandera estadounidense en la que habían escrito veto y otros jugaban con una cometa con sus colores.

La manifestación acabó sin ningún incidente relevante.

Después de tantas emociones contenidas .Nos dirigimos a Jaffa, allí nos esperaba Yusuf (miembro de amnistía internacional), el guía que nos iba a contar la historia de este pueblo. Tras una abundante comida árabe iniciamos nuestro recorrido por las calles de este lugar. Comenzamos en la plaza principal, dónde tuvimos la oportunidad de hablar con una de las familias que en este momento se encuentran acampadas ahí, reivindicando los problemas de vivienda que padecen los ciudadanos de Israel menos pudientes entre otras cosas (pertenecientes al movimiento de indignados israelí).

Jaffa es un pueblo costero con un importante puerto pesquero habitado por palestinos y judíos que convivían con normalidad hasta la llegada de la Naqba. En este momento muchas familias tuvieron que abandonar sus viviendas igual que en el resto del país.

Con el crecimiento de Israel desde la creación del estado judío este pueblo ha sido absorbido y ahora es otro barrio más de la capital.

Yusuf llamó nuestra atención sobre las diferencias de vivienda entre las distintas clases sociales, especialmente marcada entre judíos y árabes.

No contó la historia del barrio, que fue degradado deliberadamente para después ser rehabilitado para la población más pudiente.

Descansamos unos minutos viendo el sol ocultarse tras el mar Mediterráneo.

Terminamos la velada en un café local tomando Narguile y té mientras escuchábamos el discurso en la Asamblea General de la ONU de Mahamud Abbas (Presidente de la Autoridad Nacional Palestina).

Tras tantas sensaciones llegamos al hostal agotados pero con ganas de continuar esta experiencia a la que le queda aún tanto por desvelar.

Tercer dia de construcció i visita al poble de Lifta

3r dia d'obra:

El grup de Noaman hem començat a pujar les parets de la casa i amb molta alegria veiem com a poc a poc i amb l'ajut de manobres palestins professionals va agafant forma la futura llar de la famílía d'en Dudú, l'entranyable fill de la Siam. Hem fet muntanyes i muntanyes de ciment i els ho hem deixat tot a punt perquè els sigui més fàcil ja que els propers dies no hi serem.


Per altra banda el grup de Tsur Baher hem seguit treient pedra i parets, segons anava passant el matí els nostres ànims anaven decaient, les hores anaven passant i l'obra semblava no avançar. Fins i tot l'Ali ens va ajudar a picar parets però ens queda encara molta feina a aquesta casa, i tenim por a no acabar-la abans de marxar.


A la tarda hem anat a conèixer Lifta, que és un poble actualment realment abandonat que al 1947 va començar a rebre atacs terroristes per part dels colons israelians amb la intenció de fer-los fora ja que es troba en un punt estratègic per accedir a Jerusalem des de Tel Aviv o Jaffa. Ens ha fet de guia un home que havia nascut allà, i ens ha explicat la desfeta d’un dels pobles més rics de la zona i un munt de detalls sobre com era la vida a Lifta abans que els colons forcessin la seva desaparició, on es trobava el mercat, com disposaven les cases, els tipus de casa, la semblança entre l'aqruitectura del lloc i la d'Istambul, la mesquita, etc. També ens ha fet partícips de la situació actual, avui en dia el poble de Lifta ja no existeix, sols queden en peu 50 cases de les 600 originals i algunes de les més properes a Israel han estat adquirides per israelians, l’escola de Lifta ara és una escola israeliana, però la majoria del poble són cases abandonades i en força mal estat. Tot i així alguns sense sostre les aprofiten. Finalment també ens ha explicat que actualment s’ha pensat un pla d’urbanització per tota la vall que comportaria la destrucció de totes les cases i aconseguir així esborrar del mapa un poble tan rellevant en la història recent de la zona i especialment del conflicte.

Al centre de Lifta hi havia uns banys i en marxar vam decidir entrar a la cova de la qual brollava l'aigua. Vam avançar i avançar però no hi havia manera de trobar-ne el final fins que vam arribar a una tRemenda sala amb una espelma. Es veu que és un lloc sagrat pels jueus.

Un cop hem sopat, hem anat a fer el turista per Jerusalem oest. Primer hem anat a una galeria de fotografies on es tractava les acampades israelianes (similars a les del 15M a Espanya) i després fent una cervesa en un dels bars més “in” de la zona. Aquí el grup s’ha dividit entre els que volien descansar i els que ho peten i aquests últims han pogut gaudir d’una bona fieshta a un pis okupa al que vam accedir des d'una escala situada a un balcó que portava a un forat d'una de les parets del pis ocupat. Sort que l’endemà ens podíem llevar una mica més tard!




dissabte, 24 de setembre de 2011

Valle de Jordán

Volvemos a madrugar para dirigirnos al este, al Valle del Jordán, un paisaje casi desértico donde viven grandes comunidades de beduinos. Los beduinos solían ser pastores nómadas que se desplazaban libremente por el territorio palestino y jordano, pero esto cambió cuando los colonos empezaron a ocupar las tierras por las que conducían sus rebaños y les obligaron a asentarse en pequeñas comunidades. Hoy en día viven en condiciones de extrema pobreza y paulatino aislamiento, careciendo de una red de electricidad y agua y acosados por los asentamientos colonos.
A nuestra llegada a la primera aldea que visitamos tuvimos un caluroso recibimiento por parte de sus habitantes y sobre todo de los niños y niñas del pueblo. Allí estuvimos transportando ladrillos de adobe para la construcción de una casa. Después de dos horas y un delicioso té con menta nos dirigimos a la casa donde nos hospedaríamos por la noche. Desde allí un grupo de cuatro personas fueron conducidos en tractor hasta otra aldea donde nos recibieron muy hospitalariamente invitándonos a más té. Después subimos hasta un monte donde recogimos tierra arcillosa con la que fabricar adobe para hacer ladrilllos. Volvimos también en tractor a la casa de la que habíamos partido para unirnos al resto del grupo, el cual se afanaba en las tareas propias para fabricar los ladrillos, que consisten en mezclar la tierra con excrementos de ganado y paja mediante el pisado de dichos materiales. Una vez terminadala mezcla llenamos los moldes para fabricar los ladrillos. Despues de hacer una decena de estos formamos una cadena humana para transportar tierra al tejado de la casa para ser restaurado. Al finalizar esta última tarea fuimos conducidos en varios grupos a otra aldea donde pasaríamos gran parte de la jornada ayudando a una familia a solar con hormigón y levantar la primera línea de la estructura de lo que será una casa. El trabajo se hace con la mayor discreción para no alertar a los colonos que ocupan sus tierras y que avisan a los militares a la mínima sospecha, como pudimos comprobar esa misma noche, ya que estas construcciones carecen de permisos que el gobierno isrraelí deniega reiteradamente en los territorios ocupados palestinos dificultando aún más sus ya maltrechas condiciones de vida.Ya caída la noche una gran parte del grupo se dirigió de nuevo a la primera aldea para dar un último empujon transportando ladrillos mientras otro grupo más reducido se quedaba dando los últimos retoques al suelo y la estructura que se habían estado construyendo por la tarde. Este grupo fue testigo de cómo se hacían realidad los peores temores a los que se enfrentan los habitantes de estas aldeas. Como anteriormente hemos comentado, pudimos comprobar el acoso al que son sometidas estas gentes por parte de los colonos que ocupan sus tierrras. Dichos colonos al ver luz avisaron a los militares que interrogaron a un chaval palestino que nos había estado ayudando en la obra y que, al verse intimidado por los militares, confesó que habían estado construyendo una edificación sin permiso y ayudados por extranjeros. Los militares al oír esto pidieron interrogar al grupo de extranjeros, que éramos algunos de los que nos habníamos quedado. Para no desarmar nuestra cuartada tres de los que estaban más limpios se dirigieron a hablar con los militares y convencerles de que lo que estabámos haciendo allí era una visita guiada con un grupo de ayuda social de la zona. Tras volver los tres compañeros y tras un tiempo de espera con las familias visiblementes nerviosas, los militares que estaban apostados en la carretera. En ningún momento entraron a la aldea, decidieron retirarse y dejarnos tranquilos pudiendo de esta forma marcharnos acabando así un largo día de trabajo e intensas emociones.

VISITA AL VALLE DEL JORDÁN

Volvemos a madrugar para dirigirnos al este, al Valle del Jordán, un paisaje casi desértico donde viven grandes comunidades de beduinos. Los beduinos solían ser pastores nómadas que se desplazaban libremente por el territorio palestino y jordano, pero esto cambió cuando los colonos empezaron a ocupar las tierras por las que conducían sus rebaños y les obligaron a asentarse en pequeñas comunidades. Hoy en día viven en condiciones de extrema pobreza y paulatino aislamiento, careciendo de una red de electricidad y agua y acosados por los asentamientos colonos.

A nuestra llegada a la primera aldea que visitamos tuvimos un caluroso recibimiento por parte de sus habitantes y sobre todo de los niños y niñas del pueblo. Allí estuvimos transportando ladrillos de adobe para la construcción de una casa. Después de dos horas y un delicioso té con menta nos dirigimos a la casa donde nos hospedaríamos por la noche. Desde allí un grupo de cuatro personas fueron conducidos en tractor hasta otra aldea donde nos recibieron muy hospitalariamente invitándonos a más té. Después subimos hasta un monte donde recogimos tierra arcillosa con la que fabricar adobe para hacer ladrilllos. Volvimos también en tractor a la casa de la que habíamos partido para unirnos al resto del grupo, el cual se afanaba en las tareas propias para fabricar los ladrillos, que consisten en mezclar la tierra con excrementos de ganado y paja mediante el pisado de dichos materiales. Una vez terminadala mezcla llenamos los moldes para fabricar los ladrillos. Despues de hacer una decena de estos formamos una cadena humana para transportar tierra al tejado de la casa para ser restaurado. Al finalizar esta última tarea fuimos conducidos en varios grupos a otra aldea donde pasaríamos gran parte de la jornada ayudando a una familia a solar con hormigón y levantar la primera línea de la estructura de lo que será una casa. El trabajo se hace con la mayor discreción para no alertar a los colonos que ocupan sus tierras y que avisan a los militares a la mínima sospecha, como pudimos comprobar esa misma noche, ya que estas construcciones carecen de permisos que el gobierno isrraelí deniega reiteradamente en los territorios ocupados palestinos dificultando aún más sus ya maltrechas condiciones de vida.Ya caída la noche una gran parte del grupo se dirigió de nuevo a la primera aldea para dar un último empujon transportando ladrillos mientras otro grupo más reducido se quedaba dando los últimos retoques al suelo y la estructura que se habían estado construyendo por la tarde. Este grupo fue testigo de cómo se hacían realidad los peores temores a los que se enfrentan los habitantes de estas aldeas. Como anteriormente hemos comentado, pudimos comprobar el acoso al que son sometidas estas gentes por parte de los colonos que ocupan sus tierrras. Dichos colonos al ver luz avisaron a los militares que interrogaron a un chaval palestino que nos había estado ayudando en la obra y que, al verse intimidado por los militares, confesó que habían estado construyendo una edificación sin permiso y ayudados por extranjeros. Los militares al oír esto pidieron interrogar al grupo de extranjeros, que éramos algunos de los que nos habníamos quedado. Para no desarmar nuestra cuartada tres de los que estaban más limpios se dirigieron a hablar con los militares y convencerles de que lo que estabámos haciendo allí era una visita guiada con un grupo de ayuda social de la zona. Tras volver los tres compañeros y tras un tiempo de espera con las familias visiblementes nerviosas, los militares que estaban apostados en la carretera. En ningún momento entraron a la aldea, decidieron retirarse y dejarnos tranquilos pudiendo de esta forma marcharnos acabando así un largo día de trabajo e intensas emociones.


divendres, 23 de setembre de 2011

Tercer Día

Día intenso el de hoy, como todos los que nos esperan, sin duda. Hoy por primera vez nos hemos dividido en dos equipos para avanzar en la reconstrucción de las viviendas comprometidas.

El primer equipo se bajó del autobús poco antes de franquear el check.-point porque no nos dejarían seguir con la reconstrucción si intentáramos cruzar por allí varias días consecutivos. El grupo se bajó a una cierta distancia de la barrera y más o menos debajo de la colina de la casa y subimos hacia el terreno con un poco de ligereza para intentar no llamar la atención. Una vez allí nos pusimos rápidamente con las tareas que habíamos dejado el dia anterior, con todo el grupo. Nos dedicamos básicamente a limpiar mejor el terreno, mover arena y hacer cemento mientras el obrero se dedicaba a empezar la pared exterior de lo que será la casa. Después de que una pequeña parte del grupo se despidiera para ir a ayudar en la otra obra, los brigadistas que se quedaron se sentaron a un pequeño descanso con los futuros dueños de la casa, que nos contaron frente a una taza de té la historia de la demolición y cual era su día a día en ese pequeño pueblito y con sus condiciones. Fue especialmente emocionante ver como la mujer contaba unos sucesos tan duros con una muy admirable serenidad y fuerza, solo rota en un par de ocasiones por un resquicio de emoción en sus ojos, pero sobretodo las palabras serian dureza y impotencia. Fue bastante duro oír como los militares que habían llegado a echar la casa abajo restregaban sus botas llenas de barro en las alfombras que la familia había conseguido sacar de la casa minutos antes, o como contaba de sus tres días en el hospital tras un grave ataque de ansiedad originado por la demolición y el posterior aborto del bebé que llevaba en el vientre. Nos explicó también que la familia vive exclusivamente de los ingresos del marido, de la cría de ovejas y algunos pequeños trabajos, ya que la mujer, aun y haber acabado la carrera de química en Belén era incapaz de encontrar trabajo y sus posibilidades de progresión eran increíblemente limitadas al no poder entrar por ejemplo en Jerusalem. El rostro y las palabras de una mujer conmovedora que ha tocado lo más profundo de nuestros seres al imaginarnos viviendo en esa situación.

Al lado de este relato el segundo equipo se dirigió a (barrio), donde nos encontramos con los restos de la casa de Ali-Abu Sarham. Escombros que nos mostraban las vidas a Ali, su mujer y sus ocho hijos, que vieron como su casa era derruida por el ejercito dos veces en el plazo de seis meses. Señas de una injusticia inexplicable, que nos ponemos enseguida a retirar para construir sobre ellos el nuevo hogar de esta familia, y un nuevo testimonio de solidaridad y resistencia ante las tropelías constantes del Estado israelí y su ejército. La mañana pasó rápido y al acabar el trabajo Ali nos conto su historia y la de su familia: Como tras invertir 50.000 $ en la construcción de su vivienda con la ayuda de su padre y sus siete hermanos, fueron desalojados por el ejército, con prisas.

Una historia conmovedora, que nos llena de fuerzas y energías para afrontar las jornadas que nos quedan y en las que seguiremos limpiando, desescombrando y levantando la vivienda.

Por la tarde, tras la comida, el aseo y el merecido descanso hemos disfrutado de un encuentro con distintos representantes de algunos de los movimientos que buscan cauces de entendimiento entre estos dos pueblos, que a pesar de vivir tan cerca, se encuentran tan alejados el uno del otro. Historias que mezclan lo personal con lo colectivo, las vivencias de cada uno con su práctica diaria y que nos invitan a la reflexión colectiva. La gente con la que hemos charlado eran dos chicas jóvenes palestinas, una de ellas parte de la associación Grass Roots, otra colaboradora del colectivo JustVision (http://www.justvision.org), que se dedica a documentar sobre las acciones de resistencia no violencia contra el muro. Luego había también dos chicos israelíes, una chica activista del grupo Solidarity Sheikh Jarrah(http://www.en.justjlm.org) i un joven parte del sindicato Wac.

Surgen dudas, preguntas, inquietudes y se generan debates sobre algunos temas que, bajo la apariencia de encontrarse lejanos a nosotros, nos tocan muy de cerca, los conflictos de identidades, apoyadas sobre prejuicios, malentendidos y desconocimientos, las formas de resolver los conflictos o la búsqueda de semejanzas por encima de las diferencias.

dijous, 22 de setembre de 2011

Cròniques des de Ramal·la




Us deixem algunes cròniques sobre les manifestacions que ahir van omplir les places de les principals ciutats palestines a Cisjordània.

Gran part del poble palestí dóna suport a la iniciativa 194 per tal de traslladar el debat sobre la necessitat d'un estat palestí a l'ONU i a primera plana de la situació política munidal. S'han acabat, de moment, les negociacions de pau amb Israel que cada vegada acabaven sense cap concreció i amb més colons entrant a Cisjordània, s'obre una nova via, que té els seus avantatges i inconvenients però que dóna la iniciativa a Palestina, una iniciativa amb un objectiu clar, ser reconeguda a nivell internacional per tal d'exigir la retirada de l'ocupació Israeliana dins del seu territori i a partir d'aquí construir-se.


dimarts, 20 de setembre de 2011

2n dia

Avui hem matinat. Ha estat el primer dia que hem anat a l’obra i, excepcionalment, hem treballat tots junts, a la casa del barri de Noaman. Aquest va ser annexionat a la municipalitat de Jerusalem però no els seus habitants; és per això que per arribar-hi hem de creuar un checkpoint, i que els seus habitants no poden anar a la capital religiosa. Hem explicat als
militars que estàvem fent turisme, ja que d’haver-los dit la veritat, no ens haguessin deixat passar. Demà, però, segurament haurem de buscar un altre camí, ja que sinó és molt probable
que no ens tornin a creure i no puguem anar a l’obra.

Un cop hem arribat hem agafat forces amb un bon esmorzar tradicional ens hem posat mans a l’obra, mai millor dit (xist). Hem començat removent les runes de la casa enderrocada pels bulldozers israelians, i després hem fet grans cadenes humanes per a acostar al terreny de la futura casa les totxanes. També hem perforat el terra per a poder-hi posar els tubs i cables pertinents. Hem acabat força cansats, però hem treballat molt bé i molt alegrement tot cantant cançons.

Després d’un agradable dinar a l’hostal i d’una bona dutxa, hem fet un tour amb el Meir Margalit per Jersualem Est. En primer lloc hem anat a veure una casa palestina situada al barri de Sheikj Jarrah, on la situació amb els colons és molt tensa i complicada. Hem visitat una família que ha de conviure amb uns colons, ja que l’annex que van fer a la casa ha estat presa perquè suposadament aquella terra no els pertany. Després de conversar amb la dona de la família, un dels joves colons ens ha explicat la seva versió del succés: en poques paraules, ha dit que segons la Bíblia aquella terra ha de ser jueva, ja que així era fa 4000 anys. També hem tingut l’oportunitat de parlar amb una altra veïna palestina, membre d’una associació de dones. Seguidament, hem vist la gran quantitat de cases ocupades, senyalades amb banderes israelianes, que hi ha al barri. La importància d’aquestes petites colonitzacions rau en la localització del barri, just davant de la Ciutat Vella, la qual volen rodejar amb colònies.
Seguidament hem anat al Mont de les Oliveres, on hem gaudit d’unes magnífiques vistes de la Ciutat Vella; de camí, hem parat per veure el mur, que en aquest punt tenia una alçada d’uns 8 metres i està coronat per un rotlle de fil ferro espinat.

Un cop de tornada a l’hostal, hem sopat i ens hem relaxat a la terrassa ambientats amb una shisha. Demà més!

p.d. La connexió a internet no és molt bona i per això no podem adjuntar moltes fotos. Les poques que podem penjar les podeu mirar a l'àlbum de picasa.

Cal reconèixer l'Estat Palestí com a eina per avançar

Manifiesto POR LA ADMISION DEL ESTADO PALESTINO EN LA ONU

En 1991 se celebró la Conferencia de Madrid, que pretendía contribuir a la solución negociada del conflicto palestino-israelí. La Organización de Liberación de Palestina (OLP) apostó entonces por la negociación con Israel para propiciar el fin de la ocupación e instaurar un Estado palestino en conformidad con el derecho internacional y las resoluciones 181, 242 y 1.397. Veinte años después, los palestinos siguen esperando a que se haga justicia. En todo este tiempo, Israel no ha dejado de crear hechos consumados sobre el terreno, profundizado la ocupación y la colonización, para imposibilitar la aparición de un Estado palestino.
Tras numerosos intentos infructuosos de retomar las negociaciones sobre el estatuto final y ante la rotunda negativa israelí a aceptar la independencia de Palestina, los dirigentes palestinos consideran que ha llegado la hora de retornar al marco de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y solicitar la admisión del Estado de Palestina como miembro pleno en la sesión anual de la Asamblea General que se iniciará el 20 de septiembre. La plena incorporación palestina en el principal foro de la comunidad internacional no conllevará el final del conflicto ni de la ocupación, no le conferirá soberanía efectiva, pero dotará a Palestina de un respaldo diplomático, político y simbólico fuerte, para reenfocar y acelerar las negociaciones políticas.
Porque el pueblo palestino tiene derecho a un Estado propio y soberano con capital en Jerusalén Este y en las fronteras previas a 1967
Porque esta iniciativa diplomática palestina contribuye a romper el statu quo que encubre y posibilita la prolongación y profundización de la ocupación ilegal israelí
Porque favorece la resolución pacífica y negociada del conflicto, acorde al derecho internacional y en consonancia con los derechos inalienables del pueblo palestino reconocidos por la ONU
Porque la gran mayoría del pueblo español apoya la consecución de los derechos nacionales de los palestinos y una paz justa en Oriente Medio
Porque es un paso coherente con el apoyo político y económico prestado por los diferentes gobiernos españoles a la OLP y a la Autoridad Nacional Palestina
Porque la Comunidad Internacional y muy especialmente Europa tienen una responsabilidad histórica en la solución del drama palestino y su prolongación a lo largo del tiempo.
Porque no apoyar esta iniciativa supondría enviar una vez más un mensaje de abandono y desesperanza al pueblo palestino.
En fin, porque Palestina existe, aunque sea bajo ocupación militar, y tiene derecho a su reconocimiento como miembro pleno de la ONU
Por todo ello llamamos al Gobierno español a que apoye la iniciativa palestina en el seno de la Unión Europea y a que vote a favor de la admisión de Palestina como Estado miembro de la ONU
Madrid, septiembre, 2011

Primer dia

Veure sortir el sol des de Jerusalem. Després d’un llargdia a Madrid en el què ens hem conegut elscooperants, tant de Barcelona com de Madrid, i en el què ens hem format una mica més sobre el conflicte i el pla del viatge, hem sortit a les 23:30 de Barajas destí a l’aeroport de TelAviv. A la frontera no hi ha hagut problemes i hem arribat a l’hora prevista. Allà ens esperava en Roberto, un dels companys israelians que ens acompanyarà aquests dies, i ens hem desplaçat fins a Jerusalem amb minibús.
Ens hem trobat amb una ciutat despertant-se que ens parlava de mons molt diferents al què havíem deixat a Madrid tan sols unes hores abans. Ens hem instal•lat en un hostal, situat a la Ciutat Vella, i hem esmorzat les tradiccionals i boníssimes pites amb humus i verdures. Amb les forces renovades ens han guiat dos companys més israelians per Jerusalem Est, visitant el Mur de les Lamentacions, L’hospici Austríac, La Vía Dolorosa, en els barris jueus i àrabs i fent una petita incursió en el Sant Sepulcre en el barri cristià.
A les dues hem tornat a l’hostal per menjar i després d’una migdiada merescuda, hem tingut una petita formació sobre el que serà la nostra rutina diària en les pròximes dues semanes. Demà (dimarts) començarem la reconstrucció d’una de les cases tots els brigadistes junts. Us mantindrem informats.

(Ahir encara no teníem Internet, però a partir d’ara ja tindrem router, per tant procurarem que les actualitzacions siguin diàries).