No més complicitats amb Isrel

diumenge, 8 d’agost de 2010

Últims dies

Dijous

Avui és l’últim dia a l’obra i hem de treballar fort per deixar acabat el sostre de la casa de l’Abu Anan, ja que és probable que demà rebin una visita dels colons i treguin els puntals sobre els quals es recolza el sostre, encara sense el formigó. Així doncs, el grup de l’equip A que va estar treballant allí han vingut ben d’hora a Hebron per posar-s’hi i la majoria de nosaltres també hi hem anat.

Tot i així, degut a certs problemes d’organització i material no ens hi hem pogut posar fins les 12.00. Hem fet tres grups de treball per tal d’optimitzar el temps i les energies, de manera que dos treballàvem i un descansava. I així hem seguit, treballant fort fins gairebé les 17.00, que ja només quedava que s’assequés el formigó.

A les 16.30, però, l’equip B hem deixat l’obra per rebre una xerrada sobre l’economia de l’ocupació i el boicot a l’Estat d’Israel.

Ràpidament, hem anat al pis per dutxar-nos i empolainar-nos, ja que a la tarda- nit, l’Abu Anan feia una festa a casa seva a la qual estàvem convidats tots els brigadistes; juntament amb amics i veïns. Així doncs, l’altre grup de Jerusalem ha vingut i tots junts hem anat cap allí.

La festa ha sigut ben diferent del que estem acostumats. En arribar, ens han separat: els homes s’han quedat a les terres de fora de la casa fumant xixa i xerrant, mentre que les dones han baixat al pati de la casa a fer rauxa i xerinola, i han estat ballant amb les dones àrabs que hi havia. Han estat molt contentes i animades de compartir aquest ball amb nosaltres, i fins i tot alguna s’ha tret el vel mentre no hi havia càmeres a la vista.

Una estona més tard hem passat a sopar tots junts (ara sí!) un arròs amb xai que ens han preparat aquesta tarda. La festa ha continuat amb més ball i un pica-pica. Ara, però, per la presència dels homes, les dones ja no ballaven.

La festa ha conclòs amb un tendre i càlid acomiadament acompanyat d’un petit regal per a cadascun. Es tracta d’una tassa amb la foto de cadascú i la inscripció Heb 2010.

Finalment, hem tornat a Jerusalem i a Hebron respectivament a dormir, que hem acabat esgotadíssims!

Hem acabat la nostra feina a l’obra!!!!!!

Divendres

Tristos perquè això ja s’acaba, l’equip B ens llevem d’hora, com de costum! Unes notícies d’última hora ens fan canviar els plans inicials. Ens han dit que a casa de l’Abu Anan tenen por de la visita de colons, i ens demanen la presència per a intentar dissuadir-los de fer res. El pla inicial era anar a una xerrada d’activistes que representaven diferents organitzacions israelianes. Donat que també és una activitat molt atractiva, 9 de nosaltres han anat a la xerrada, a Jerusalem. Hi havia respresntació de quatre entitats: Rabins for Human Rights (Rabins pels Drets Humans), Hadash (Front Democràtic per a la Pau i la Igualtat), Breaking de Silence (ex-combatents que han decidit trencar amb el silenci i explicar els testimonis) i Refuseniks (joves israelians objectors de consciència d’anar a l’exèrcit). La xerrada, amb en Shaul fent de moderador, ha resultat molt interessant.

Els que s’han quedat a Hebron, no han tingut cap problema amb els colons, suposem que en part perquè solen anar-hi cap al vespre. Esperem que en cas que hi vagin, hi hagi presència dels internacionals de l’ISM (Moviment de Solidaritat Internacional).

Al migdia ens trobàvem ja ambdós grups a Jerusalem, disposats a fer l’últim dinar. A la tarda, hem anat a una concentració que té lloc cada divendres al barri de Sheij Jarrah de Jerusalem. Sota un sol de justícia, quantitat de gent es manifestava acompanyats de música alegre per a la llibertat del poble palestí.

Aprofitant les últimes hores del dia, uns quants han anat a veure la casa d’Alà, on han gaudit d’un berenar amb la família i han pogut veure els avenços de l’última setmana. La resta, han optat per passejar pel centre de la ciutat, visitar allò que s’havia quedat pendent i fer compres d’última hora.

I per acabar, ens hem trobat tots per a fer avaluació de l’estada, què hem après, què ens ha agradat, què no ens ha agradat i què canviaríem. Una estona per compartir experiències i sentiments, seguida de l’entrega d’uns detalls per als coordinadors del camp, en agraïment per l’organització i la feina que hi ha darrere de tot el que hem viscut, així com per tot allò que ens han ensenyat.

Amb això, hem sortit a fer una cervesa fins passada mitjanit, hora en què la part catalana de la brigada s’havia de dirigir cap a l’aeroport. Càlids acomiadaments, farcits de moments que quedaran per sempre més han omplert els últims minuts a Palestina.

CAST

Dijous

Hoy es el último día en la obra y hemos de trabajar duro para dejar terminado el tejado de la casa de Abu Anan, ya que es probable que mañana reciban una visita de los colonos y quiten los puntales sobre los que se apoya el techo, aún sin el hormigón. Así pues, el grupo del equipo A que estuvo trabajando allí han madrugado y han venido a Herbón para empezar con ello, y la mayoría de nosotros también hemos ido.

Aún así, debido a ciertos problemas de organización y material no hemos podido empezar hasta las 12.00. Hemos hecho tres grupos de trabajo con el objetivo de optimizar el tiempo y las energías, de manera que dos trabajábamos y uno descansaba. Y así hemos seguido, trabajando duro hasta casi las 17.00, que ya solo faltaba que se secase el hormigón.

A las 16.30, pero, el equipo B hemos dejado la obra para recibir una charla sobre la economía de la ocupación y el boicot al Estado de Israel.

Rápidamente, hemos ido al piso a duchar-nos y arreglar-nos, ya que por la tarde-noche Abu Anan daba una fiesta en su casa a la cual estábamos invitados todos los brigadistas; junto con amigos i vecinos. Así pues, el otro grupo de Jerusalén ha venido y todos juntos hemos ido hacia allí.

La fiesta ha sido bien diferente de lo que estamos acostumbrados. En llegar, nos han separado: los hombres se han quedado en las tierras de fuera de la casa fumando xixa y hablando, mientras que las mujeres han bajado al patio de la casa y han estado bailando con las mujeres árabes que había. Han estado muy contentas y animadas de compartir este baile con nosotras, e incluso alguna de ellas se ha sacado el velo mientras no había cámaras a la vista.

Un rato más tarde hemos pasado a cenar todos juntos (ahora sí!)un arroz con cordero que nos han preparado esta tarde. La fiesta ha continuado con más baile y un pica-pica. Sin embargo, ahora debido a la presencia de los hombres, las mujeres ya no bailaban.

La fiesta ha acabado con una tierna y calurosa despedida acompañada de un pequeño regalo para cada uno de nosotros. Se trata de una taza con la foto de cada uno y la inscripción Heb 2010.

Finalmente, hemos vuelto a Jerusalen y a Hebrón respectivamente a dormir, que hemos terminado cansadísimos.

Hemos terminado nuestro trabajo en la obra!!!

Viernes

Tristes porque esto ya se termina, el equipo B nos hemos levantado pronto, como de costumbre! Unas noticias de última hora nos hacen cambiar los planes iniciales. Nos han dicho que en casa de Abu Anan temen la visita de los colonos, y nos piden la presencia para intentar disuadirlos de hacer nada. El plan inicial era ir a una charla con unos activistas que representan distintas organizaciones israelíes. Dado que también es una actividad muy atractiva, 9 de nosotros han ido a la charla a Jerusalen. Había representación de cuatro entidades: Rabins for Human Rights (Rabinos por los Derechos Humanos), Hadash (Frente Democrático por la Paz y la Igualdad), Breaking the Silence (ex combatientes que han decidido romper con el silencio y explicar sus testimonios) y Refuseniks (jóvenes israelíes objetores de conciencia de ir al ejército). La charla, con Shaul haciendo de moderador, ha resultado muy interesante.

Los que se han quedado en Hebron, no han tenido ningún problema con los colones, suponemos que en parte porque suelen ir hacia el anochecer. Esperamos que en caso que vayan, haya la presencia de los internacionales del ISM (Movimiento de Solidaridad Internacional).

Al mediodía nos encontrábamos ya ambos grupos en Jerusalen, dispuestos a hacer la última comida. Por la tarde, hemos ido a una concentración que tiene lugar cada viernes en el barrio de Sheij Jarrah de Jerusalen. Bajo un sol de justicia, cantidad de gente se manifestaba acompañados de música alegre por la libertad del pueblo palestino.

Aprovechando las últimas horas del día, unos cuantos han ido a ver la casa de Ala, donde han disfrutado de una merienda con la familia y han podido ver los avances de la última semana. El resto, han optado por pasear por el centro de la ciudad, visitar aquello que se había quedado pendiente y hacer las compras de última hora.

Y para acabar, nos hemos encontrado todos para hacer la evaluación de la estancia, que hemos aprendido, que nos ha gustado, que no nos ha gustado y que cambiaríamos. Un rato para compartir experiencias y sentimientos, seguido de la entrega de unos detalles para los coordinadores del campo, en agradecimiento por la organización y el trabajo que hay detrás de todo lo que hemos vivido, así como por todo aquello que nos han enseñado.

Con esto, hemos salido a tomar una cerveza hasta pasado medianoche, hora en que la parte catalana de la brigada se tenía que dirigir hacia el aeropuerto. Calurosas despedidas, llenas de momentos que quedaran para siempre han llenado los últimos minutos en Palestina.

dimecres, 4 d’agost de 2010

Treballem molt & Truita de patates

Avui a l’Equip B ens hem llevat tots una mica cansats després del sopar d’ahir a Ramallah. Tot i així ens hem posat de seguida a l’obra i hem començat a treballar dur. Al centre comunitàri ....

A la casa de l’Abu Annan hem començat a preparar el sotre i a omplir de formigó les columnes que faltàven. Per fer-ho, previament haviem fet la pasta de formigó amb una formigonera, molt divertit. Ara la casa ja comença a cobrar forma i ja no és només un terra. A la foto, fent una pausa merescuda.


A la tarda ens hi hem tornat a posar i gairebé hem acabat de fer el sostre. Com que s’havia d’enllestir per demà, un grup ens hem quedat fins a les 11 de la nit acabant de col·locar les totxanes i les barres d’acer al terrat i així demà ja poder fer l’encofrat. Estem cansats però contents.

A la foto, el Roger i el Jorge després de l'obra, el Jorge amb una gorra de Hamás que li han regalat. Ara ja no la porta.


Després, hem sopat una truita de patates boníssima que han preparat el Jorge i la Juana i hem fumat una xixa explicant-nos acudits.

Hoy el Equipo B nos hemos levantado todos un poco cansados después de la cena de ayer en Ramallah. A pesar de eso, enseguida nos hemos puesto manos a la obra y hemos trabajado duro. En el centro comunitario hemos hecho un poco de todo. Algunos hemos estado pintando, otros han cargando planchas de aluminio para el tejado que ya no servían y por la tarde hemos estado cargando piedras para construir el muro exterior. Además hemos podido presenciar una clase de inglés para las chicas del centro.

En la casa de Abu Anna hemos empezado a preparar el tejado y a llenar de hormigón las columnas que faltaban. Para rellenarlas, antes hemos hecho la pasta de hormigón en una hormigonera, ha sido divertido. Ahora la casa ya empieza a coger forma, ya no es solo un suelo.

Por la tarde hemos vuelto a la obra y hemos terminado el tejado. Como tenía que estar terminado para mañana, algunos nos hemos quedado hasta las 11 de la noche acabandolo del todo, colocando barras de acero y más ladrillos en el tejado, para mañana ya poder hacer el econfrado. Estamos cansados pero contentos.

En la foto, Roger y Jorge después del trabajo. Jorge lleva una gorra de Hamás que le han regalado. Ahora ya no la lleva.

Después hemos cenado una tortilla de patatas riquísima que han preparado Jorge y Juana y hemos fumado una xixa mientras nos contabámos chistes.

Notícias

La brigada surt a les notícies.

dimarts, 3 d’agost de 2010

Betlehem i Ramallah (Dels Refugiats a l'OLP)

Avui, l’Equip B, hem pogut dormir una mica més. No hi havia treball per a nosaltres a les cases i hem decidit anar a visitar el camp de refugiats de Deheisheh, un dels tres camps situats a prop de Betlem. Allí ens hem entrevistat amb el portaveu de Shiraa. Es tracta d’una associació que lluita pel desenvolupament de la comunitat del centre de refugiats: realitza estudis per saber les necessitats de la comunitat i posteriorment organitzen tallers per poder cobrir les necessitats dels diferents grups que la integren. En una població on la taxa d’atur supera el 80%, Shiraa treballa per millorar les aptituds dels refugiats del camp i augmentar les seves possibilitats de trobar treball. Shiraa, a través del seus tallers de circ, informàtica, bordats i pintura de vidre entre altres, és també una manera d’evadir-se dels problemes del camp .
Després de la xerrada explicativa sobre el camp de Deheisheh i la tasca de Shiraa hem donat una volta pel el camp de refugiats. Actualment, i citant les paraules del portaveu de Shiraa, “és un bosc de ciment”. Inicialment, al 48 el camp estava format a base de tendes situades una al costat de l’altra. En una segona etapa en van edificar construccions senzilles de formigó, al mateix lloc on es situava la tenda. Aquestes construccions consistien en una única habitació de 3 x 3 metres on vivien fins a 12 persones. En etapes posteriors, i amb l’arribada de las noves generacions (fills dels refugiats originals) el camp de refugiats va créixer verticalment, afegint pisos a las construccions originals.
Els habitants de Deheisheh decoren les parets exteriors de les cases amb murals que representen diferents aspectes del conflicte.
La UNRWA (United Nations Relief and Works Agency) és una agència de Nacions Unides que s’encarrega d’assegurar els serveis sanitaris i d’educació de les persones refugiades. Al camp de Deheisheh existeix una escola i un centre sanitari per als refugiats sota la tutela de la ONU.
Potser el millor resum del sentiment dels refugiats palestina s’explica en base a la resolució 194 de Naciona Unides que estableix que “els refugiats que desitgin tornar a les seves cases i viure en pau amb els seus veïns se’ls ha de permetre fer-ho tan aviat com sigui possible”; afegeix, a més, que “els refugiats han d’ésser recompensats segons els principis de la llei internacional” i que això “és responsabilitat dels Governs o autoritats competents”; els quals, a més, “han de facilitar la rehabilitació social i econòmica dels refugiats dels refugiats”. Basant-se en aquesta resolució, els palestins refugiats lluiten pel seu dret de retorn, essent aquesta la raó per a la supervivència per al futur. Molts dels refugiats conserven encara (després de tres generacions) les claus de les seves cases abandonades durant la Nakba (1948) i sovint les porten sempre a sobre.
Després de la visita al camp de refugiats de Deheisheh hem anat a Betlem a fer una mica de turisme i a visitar l’Església de la Nativitat. Des d’allí hem agafat un autobús que ens havia de dur a Jerusalem per tal de reunir-nos amb l’equip A i anar cap a Ramallah a una xerrada amb el cònsol de Palestina a Espanya i un membre del Departament de Negociacions de la OLP (Organització per a la Lliberació de Palestina), l’interlocutori en el procés de les negociacions de pau.
Desgraciadament, el nostre viatge a Jerusalem ha sigut més llarg del que esperàvem i hem trigat unes dues hores i mitja per fer uns 10 Km. Hem experimentat l’arbitrarietat de l’exèrcit israelià que no ens ha deixat passar pel check-point en dues ocasions, de manera que hem hagut d’intentar-ho en tres check-points diferents fins que hem pogut creuar el mur.
Finalment hem arribat a Jerusalem i hem viatjat junt a l’equip A a Ramallah. La xerrada amb el representant de la OLP i el cònsol de Palestina a Espanya ha sigut interessant principalment pel fet de conèixer de primera mà la posició de la OLP, els seus arguments i condiciona per a la negociació.
Per acabar el dia hem gaudit d’un sopar a Ramallah, cortesia del cònsol; i després hem tornat a Jerusalem i Hebron.
Demà ens espera un dia dur de treball!
Bona nit des de Palestina!
Visca Palestina lliure! One, two, three, four… Ocupation no more!


Hoy, el equipo B, hemos podido dormir un poco más. No había trabajo para nosotros en las casas y hemos decidido ir a visitar el campo de refugiados de Deheisheh, uno de los tres campos situados cerca de Belén. Allí nos hemos entrevistado con el portavoz de Shiraa. Se trata de una asociación que lucha por el desarrollo de la comunidad del centro de refugiados: realizan estudios para saber las necesidades de la comunidad y posteriormente organizan talleres para poder cubrir las necesidades de los distintos grupos que la integran. En una población donde la tasa de paro supera el 80%, Shiraa trabaja para mejorar las aptitudes de los refugiados del campo y aumentar sus posibilidades de encontrar trabajo. Shiraa, a través de sus talleres de circo, informática, bordados y pintura de vidrio entre otros, es también un vía de escape a los problemas del campo .
Después de la charla explicativa sobre el campo de Deheisheh y la labor de Shiraa hemos dado una vuelta por el campo de refugiados. Actualmente, y citando las palabras del portavoz de Shiraa, “es un bosque de cemento”. Inicialmente, en el 48 el campo estaba formado a base de tiendas situadas una a lado de la otra. En una segunda etapa se edificaron construcciones sencillas de hormigón en el mismo sitio dónde se emplazaba la tienda. Estas construcciones consistían en una única habitación de 3 x 3 metros dónde vivían hasta 12 personas. En etapas posteriores, y con la venida de las nuevas generaciones (hijos de los refugiados originales) el campo de refugiados creció verticalmente, añadiendo pisos a las construcciones originales.
Los habitantes de Deheisheh decoran las paredes exteriores de las casas con murales que representan distintos aspectos del conflicto.
La UNRWA (United Nations Relief and Works Agency) es una agencia de Naciones Unidas que se encarga de asegurar los servicios sanitarios y de educación de las personas refugiadas. En el campo de Deheisheh existe una escuela y un centro sanitario para los refugiados bajo la tutela de la ONU.
Quizás el mejor resumen del semiento de los refugiados palestinos se explica en base a la resolución 194 de Naciones Unidas que establece que “a los refugiados que deseen volver a sus casas y vivir en paz con sus vecinos se les debe permitir hacerlo tan pronto como sea posible”; añade además que “los refugiados deben ser recompensados según los principios de la ley internacional” y que esto “es responsabilidad de los Gobiernos o autoridades competentes”, quienes además “deben facilitar la rehabilitación social y económica de los refugiados”. Basándose en ésta resolución los palestinos refugiados luchan por su derecho de retorno siendo esta su razón para la supervivencia y su esperanza para el futuro. Muchos de los refugiados conservan aún (tras 3 generaciones) las llaves de sus casas abandonadas durante la Nakba (1948) y a menudo las llevan siempre encima.
Después de la visita al campo de refugiados de Deheisheh hemos ido a Belén a hacer un poco de turismo y a visitar la iglesia de la Natividad. Desde allí hemos cogido un autobús que nos tenía que llevar a Jerusalén para reunirnos con el equipo A e ir a Ramallah a una charla con el cónsul de Palestina en España y un miembro del Departamento de Negociaciones de la OLP (Organización para la Liberación de Palestina), el interlocutor en el proceso de las negociaciones de paz.
Desgraciadamente, nuestro viaje a Jerusalén ha sido más largo de lo esperado y hemos tardado unas 2 horas y media para hacer unos 10 Km. Hemos experimentado la arbitrariedad del ejercito israelí que no nos ha dejado pasar el por el check-point en dos ocasiones, de manera que hemos tenido que intentarlo en tres check-points distintos hasta que hemos podido cruzar el muro.
Finalmente hemos llegado a Jerusalén y hemos viajado junto al equipo A a Ramallah. La charla con el representante de la OLP y el cónsul de Palestina en España ha sido interesante principalmente por el hecho de conocer de primera mano la posición de la OLP, sus argumentos y condiciones para la negociación.
Para terminar el día hemos disfrutado de una cena en Ramallah cortesía del cónsul y después hemos vuelto a Jerusalén y Hebrón.
Mañana nos espera un día duro de trabajo!
Muy buenas noches desde Palestina!
Viva Palestina libre! One, two, three, four… Ocupation no more!

dilluns, 2 d’agost de 2010

Matinem

Avui, l'Equip B hem matinat moltíssim; a les 6 del matí ja estàvem a l’obra; tot i així ha estat molt bonic perquè hem pogut veure sortir el Sol a Hebrón. Avui hem anat gairebé tot el grup a la casa de l’Abu Annan, perquè hi havia molta més feina. A la foto podem veure totes les pedres que hem estat carregant aquests dos últims dies i com, finalment, hem aconseguit omplir el gran forat que hi havia. Fan servir aquest mètode de treball perquè reomplir aquest espai amb formigó els resulta molt més costós. Durant aquest matí hem pogut veure des de la llunyania la demolició d’un dipòsit que subministrava aigua a unes 50 famílies. La situació s’agreuja si tenim en compte que els palestins ja pateixen restriccions d’aigua diàriament.

A la tarda hem anat a fer una volta pel centre d’Hebrón i després hem vist els documentals que han fet els nens del centre comunitàri.

Us deixem amb una foto dels que hem anat a aquesta obra i amb una foto de l’Aina de l’abans i el després.


Hoy el Equipo B hemos madrugado muchísimo; a las 6 ya estábamos en la obra. A pesar del madrugón ha sido bonito porque hemos visto el amanecer en Hebrón. Hoy hemos ido casi todo el grupo a la casa de Abu Annan porque había más trabajo. En la foto se puede ver todas las piedras que hemos cargado des de ayer y cómo, finalmente, hemos logrado rellenar el gran hueco que había. Siguen este método porque rellenarlo de hormigón les resulta mucho más costoso. Durante esta mañana hemos podido ver la demolición de un aljibe (un depósito que subministraba agua a unas 50 famílias). La situación se agraba si tenemos en cuenta que los palestinos sufren restricciones de agua diariamente.

Por la tarde hemos ido a dar una vuelta por el centro de Hebrón y después hemos visto los documentales que han hecho los niños del centro comunitario.

Os dejamos con una foto de los que hemos ido a Abu Annan y con una foto de Aina del antes y el después de la obra.

diumenge, 1 d’agost de 2010

Canvi d'aires

Cambio de obra y vuelta al trabajo. Para el Equipo A el despertador suena a las 6 de la mañana (o 5h45 si toca preparar el desayuno), a las 6h30 hay que estar preparados y a las 7 en la obra, hasta las 12h. No siempre cumplimos el horario previsto, pero nos adaptamos a las circunstancias. Lo que no estaba previsto esta mañana es que uno de los grupos tuviera que cambiarse de obra porque los obreros palestinos a los que echamos una mano estaban retenidos en un checkpoint e iban a tardar un poco en llegar. Desgraciadamente, son el tipo de cosas que ocurren aquí. Finalmente llegaron, de modo que acabamos unos 15 en una obra y 5 en la otra. Una mañana de trabajo como cualquier otra y nuestra primera sesión de fabricación de cemento en lo que llevamos de brigada. Por supuesto, acabamos todos ligeramente cementados hasta las cejas. Volviendo al albergue, el momento de la comida ha sido un poco estresante: teníamos apenas un par de horas para comer y prepararnos los veinte miembros del grupo antes de salir camino de Nablus, donde nos esperaba un paseo y un pequeño momento de relajación.

La ciudad de Nablus estuvo prácticamente aislada durante cinco o seis años pues, hasta 2007, sus accesos estuvieron controlados por el check-point más duro que existe en este país. No se conocen exactamente los motivos de su apertura, y, desde entonces, el crecimiento económico de la ciudad ha sido impresionante. Por ejemplo, estuvimos visitando una fábrica de dulces típicos de la zona, ¡en la que nos ofrecieron garbanzos garrapiñados! De hecho, como conmemoración de la apertura del check-point, los pasteleros de la zona crearon un postre llamado knaffe. Es un pastel de queso y pistacho con mucho azúcar. También pasamos por una tienda de especias, de las muchas que hay en la ciudad, y conocimos la larga tradición de fabricación de jabones con aceite de oliva que tiene la zona. Actualmente sólo queda una de las fábricas, pero en su momento fue una industria importante.

Paseando por las calles de Nablus queda patente el recuerdo de los mártires de la Segunda Intifada. Las familias crearon y mantenien altares conmemorativos de su acción. La existencia de estos mártires fue uno de los motivos que empleó el estado israelí en su momento para justificar no sólo la dureza del checkpoint sino también el asedio al que fue sometido la ciudad y la crudeza con la que trataron a sus habitantes. Los israelíes interrogaban con frecuencia a miembros de familias de presuntos sospechosos. Si no encontraban la respuesta que buscaban, el interrogatorio acababa con la demolición de sus casas, con o sin habitantes dentro. Particularmente, pasamos por delante de una casa que fue destruida con diez miembros de una misma familia dentro, incluyendo una mujer embarazada. Cuando llegaron los vecinos a buscarlos, los encontraron detrás de la puerta, como si hubieran estado intentando contenerla para que no cediera ante el ataque. El sospechoso que buscaba el ejército israelí no vivía allí.

A pesar de tener el recuerdo presente de los mártires, diversas organizaciones de la zona están trabajando con niños y jóvenes para intentar que superen los duros años que han pasado en esa zona, intentando educarlos en la cultura de la paz así como formándolos en la historia y cultura de su ciudad. Nablus tiene un rico pasado, en el que durante más de 1000 años años han coexistido pacíficamente comunidades de distintos orígenes y religiones. Una de estas comunidades es la samaritana, un grupo étnico hebreo del que la mayoría de sus miembros viven en esta ciudad, bastante aislados de su entorno.

Para terminar en Nablus, visita y cena en un hamman (baño turco) para recuperar fuerzas. La sesión de 45 minutos nos dejó listos para seguir trabajando al día siguiente. Y, para terminar el día, control de pasaportes en el checkpoint que nos cogía de vuelta a Jerusalén.

Avui ens hem llevat tota la brigada junta, a l’Equip B ara ens tocava marxar de Jerusalem i anar-nos cap a Hebrón. Abans de marxar vam visitar l’esplanada de les mesquites.

A Hebrón ens esperaven al Centre Comunitari el Michael i l’Alex. Vam esmorzar i després el Michael ens va fer una ruta per la part jueva d’Hebrón (H2) i l’Ixa per la part palestina (H1). Ens ha sobtat les diferències entre les dues parts de la ciutat.

La part jueva està totalment deshabitada, en contrast amb la part palestina que està plena de vida i activitat. A més a més cal destacar les reixes del carrer principal que s’han instal·lat com a protecció dels atacs dels colons que ocupen les vivendes superiors, els quals acostumen a llançar pedres, barres, pixats i fins i tot àcids.

Després hem anat a dinar al pis on estem, que està just a la frontera entre H1 i H2 i ja vam anar cap a la obra. El grup que estava a la casa de l’Asmaa i l’Amjad ara treballa en la reconstrucció de la casa de l’Abu Annan i el grup que treballava amb l’Ala ara treballa al centre comunitari. Els de l’Abu Annan han estat fent una cadena de pedres per construir la base de la casa i els del centre comunitari han construït unes escales.

Quan estàvem construint a casa de l’Abu Annan ha vingut un colon israelià i ens vam començar a gravar. Immediatament la noia de la casa, l’Ayed, ha tret una càmera i l’ha gravat a ell també. Instants després el colon ha fet una trucada i ha vingut un altre colon en un cotxe amb sirena i amb un fusil i s’han posat a parlar una estona. Aleshores hem trucat a l’exèrcit i a la policia israeliana per informar del succés, ja que els colons no poden estar en aquesta zona. Les obres que estem realitzant són totalment legals, i així ho ha reconegut l’exèrcit, que s’ha presentat al cap de pocs minuts de rebre la trucada. La policia, en canvi, s’ha presentat després d’una hora i mitja, malgrat que estan a només 2 minuts del lloc dels fets; això és perquè estan de la part dels colons. Al final no ha passat res més i nosaltres hem seguit treballant. Altres internacionals, però, s’han quedat a dormir a casa de l’Abu Annan per si els colons tornaven més tard durant la nit.

Hoy nos hemos levantado toda la brigada junta, al Equipo B ahora nos tocaba irnos de Jerusalén e irnos hacia Hebrón. Antes de irnos hemos visitado la esplanada de las mezuitas.

En Hebrón nos esperaban en el Centro Comunitario Michael y Álex. Hemos almorzado y después Michael nos ha hecho una ruta por la parte judía de Hebrón (H2) e Ixa por la parte palestina (H1). Nos ha impactado las diferencias entre ambas partes de la ciudad.

La parte judía está totalmente deshabitada, en contraste con la parte palestina que está llena de vida y actividad. Además destaca las rejas de la calle principal que se han instalado como protección de los ataques de los colonos que ocupan las viviendas superiores, los cuales acostumbran a arrojar piedras, barras, orines e incluso ácido.

Cuando estábamos construyendo en casa de Abu Annan ha venido un colono isarelí que a empezado a grabarnos. Immediatamente la chica de la casa, Ayed, ha sacado una cámara y lo ha grabado a él también. Instantes después el colono ha llamado y ha aparecido otro colono en un coche con sirena y con un fusil y se han puesto a hablar un rato. Entonces hemos llamado al ejército y a la policía israelí para informar de lo sucedido, ya que los colonos no pueden estar en esa zona. Las obras que estamos realizando son completamente legales y así lo ha reconocido el ejército, el cual se ha presentado pasados pocos minutos de la llamada. La policía en cambio, se ha personado a la hora y media, a pesar de estar sólo a dos minutos del lugar; esto es porque estan más de la parte de los colonos. Al final no ha pasado nada más y nosotros hemos seguido trabajando. Otros internacionales se han quedado a dormir en casa de Abu Annan por cuestiones de seguridad en caso de que volvieran más colonos durante la noche.